22.1 C
New York
miércoles, junio 19, 2024

Buy now

Corredor interoceánico de México: una polémica alternativa al Canal de Panamá

En el Istmo de Tehuantepec, una estrecha porción del territorio mexicano donde 300 kilómetros separan al Pacífico del Atlántico, se construye un corredor interoceánico como alternativa al Canal de Panamá, lo cual genera expectativas económicas, pero también polémica.

El proyecto, visualizado por el conquistador español Hernán Cortés en el siglo XVI y perseguido por México desde hace casi un siglo, se desarrolla en una región de numerosos pueblos indígenas ancestrales y amplia riqueza cultural.

La obra, que promete complementar al Canal de Panamá, cabalga sobre la popularidad del presidente mexicano, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, cuyo gobierno ha invertido 2.850 millones de dólares en trenes de carga y turismo para unir dos remozados puertos.

El corredor podría sumar entre 3 y 5 puntos porcentuales al PIB mexicano, según el Ejecutivo.

Las opiniones están divididas entre quienes esperan que atraiga inversiones y aumente el consumo y aquellos que temen facilite la actividad del crimen organizado, además de generar serio impacto social y ambiental.

“¡Es un proyecto que es magnífico!”, dice Angélica González, una artesana de 42 años en Ciudad Ixtepec (Oaxaca, sur), una de las paradas del tren que conecta los puertos de Salina Cruz, en el Pacífico, con el de Coatzacoalcos, en la costa Atlántica (Veracruz, este).

González tenía cinco años cuando viajó por última vez en el tren de pasajeros, que luego desapareció dejando activo solo el de carga.

Se ilusiona con venderles a futuros turistas las prendas tradicionales que borda con ganchillo.

En septiembre, López Obrador festejó el regreso de los trenes de pasajeros a la zona, viajando en el ferrocarril entre vítores de pobladores.

AFP
Mapa de México mostrando el recorrido del corredor interoceánico -una obra vial que atraviesa el país uniendo los océanos Pacífico y Atlántico- y la ubicación de los polos de desarrollo que se construirán a lo largo del mismo

– El negocio –

Aunque el turismo despierta expectativa, el negocio es logístico y comercial.

El Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT) espera movilizar 300.000 contenedores al año en 2028, según datos oficiales, y aumentará a 1,4 millones -promedio de unas 33 millones de toneladas de carga, según estimaciones de AFP- cuando alcance plena capacidad operativa en 2033.  

En 2022 el Canal de Panamá, muy afectado entonces por una sequía, vio cruzar 63,2 millones de toneladas de carga en contenedores, según su administración. Se estima que moviliza casi 3% del comercio mundial, de acuerdo con la misma fuente.

El capitán de navío Adiel Estrada, coordinador operativo del CIIT -que será administrado por la Marina mexicana-, sostuvo que la “columna vertebral del corredor” es que “se complementa con el Canal de Panamá”.

Con la licitación de los cinco primeros parques industriales del corredor, el gobierno espera atraer inversiones por 7.000 millones de dólares.

AFP
Un barco, anclado en el puerto de Salina Cruz, en el estado mexicano de Oaxaca, el 9 de octubre de 2023, durante las obras de expansión del Corredor Interoceánico

– Obra monumental –

La ampliación del puerto de Salina Cruz es monumental. Su nueva escollera, que ya le ganó 1.000 metros al mar y se extenderá hasta 1.600 metros, requiere 5,5 millones de toneladas de piedra.

En Latinoamérica “no hay otro rompeolas con esta profundidad de 25 metros (…), es un megaproyecto”, dice Iván Santana, ingeniero de la Marina.

Los trabajos, iniciados en 2020, generan 800 empleos directos y 2.400 indirectos, según Estrada, dinamizando una región golpeada históricamente por la pobreza.

La población “ve con mucho ánimo el corredor” y su promesa de prosperidad, reconoce Rafael Mayoral, activista de Salina Cruz. Pero advierte que eso “no borra” su impacto ambiental y social.

El sur de México es la puerta para millares de migrantes irregulares, cuyo éxodo atrae a cárteles dedicados al tráfico de personas y la extorsión.

Ciudad Hidalgo, fronteriza con Guatemala adonde arriban los indocumentados, se conectará al CIIT con el tren que llegará a Ixtepec. Otro ramal lo enlazará con el turístico Tren Maya, también obra de López Obrador, marcando nuevas rutas migratorias.

AFP
Un detalle de una vía férrea en Salina Cruz, en el estado mexicano de Oaxaca, en una imagen del 9 de octubre de 2023, durante las obras de expansión del Corredor Interoceánico

– Preocupación –

Juana Ramírez, activista de la organización regional indígena UCIZONI, ve el proyecto como una imposición. 

“¿Cómo va a quedar el istmo? Contaminado, con pocas especies animales y vegetales y una creciente violencia”, pronostica esta indígena de etnia mixe, del municipio de San Juan Guichicovi.

UCIZONI sostiene que la ruta incumplió normas internacionales sobre consulta a indígenas, presentó estudios ambientales defectuosos y ha desplazado a comunidades nativas.

La activista asegura que miembros de la Marina “reprimen y hostigan”, al punto de que fue denunciada penalmente por el gobierno junto a 15 compañeros por “ataques a las vías de comunicación”, tras una protesta en abril.

“Es un claro ejemplo de criminalización”, dice Ramírez, quien asegura que de ser condenada se le impondría una multa de 1,6 millones de dólares. La AFP no pudo corroborar con las autoridades tal sanción. 

La mujer cree además que con la obra llegó el “crimen organizado”.

Los activistas entrevistados coinciden también en señalar un aumento en la especulación del precio de tierras y el despojo violento de propiedades en Salina Cruz y otros municipios, por parte de mafias.

En julio, la oenegé Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) reportó 21 casos de intimidación, 11 de violencia física y tres homicidios contra defensores del territorio entre octubre de 2022 y julio de 2023, todos vinculados al CIIT. La mayoría de las víctimas fueron indígenas.

jla/axm/llu/dbh

© Agence France-Presse

Más del autor

spot_img
spot_img

Latest Articles