1.8 C
New York
viernes, marzo 1, 2024

Buy now

Vegetación invasora aviva la chispa de los voraces incendios en Bogotá

Los incendios forestales que han ahogado a Bogotá bajo gigantescas columnas de humo la última semana han gozado de un particular combustible: las inflamables hojas secas, ramas y madera muerta de especies vegetales foráneas que invaden la capital colombiana.

Eucaliptos, pinos y retamos espinosos tapizan la cadena montañosa que limita la ciudad al este y donde han ardido desde el 22 de enero cuatro de los más de 340 fuegos que azotan desde noviembre a Colombia, declarada en «desastre natural».

Ninguna de esas especies vegetales, sin embargo, es nativa de la urbe de ocho millones de habitantes. Y, lo que más preocupa a los expertos, son consideradas «pirófilas» por su afinidad al fuego.

AFP
Bomberos de Bogotá combaten un incendio forestal en el cerro El Cable, en Bogotá, el 27 de enero de 2024

«Cuando ocurre un incendio se ven beneficiadas en su reproducción y empiezan a tomar áreas más grandes desplazando a la vegetación nativa», explicó a la AFP el biólogo Arnold García Samaca, del Grupo de Investigación y Docencia en Ecología del Paisaje y Modelación de Ecosistemas (Ecolmod) de la estatal Universidad Nacional de Colombia.

«Estas plantas han hecho que los Cerros Orientales sean más propensos a incendios por la cantidad de material vegetal que almacenan» en el suelo, que muchas veces no cuenta con microorganismos idóneos para degradar tal vegetación exótica, completó el investigador.

Esa hojarasca se extiende como un colchón vegetal en las montañas capitalinas y es caldo de cultivo para las llamas, en medio de una temporada de calor extremo y sequías derivadas de El Niño que se prevé hasta junio. 

Las «ramas y maderas (de esas especies) son combustibles que ayudan a mantener el fuego durante horas e incluso días» por sus aceites volátiles y resinas difíciles de extinguir, añadió García.

AFP
Vista general de Bogotá cubierta de humo debido a un incendio forestal en el cerro El Cable en Bogotá el 27 de enero de 2024

– Reforestación –

Tanto el pino europeo («Pinus sylvestris») como el eucalipto («Eucalyptus»), nativo de Australia, fueron introducidos en Bogotá a principios del siglo XX, cuando el rápido crecimiento urbanístico disparó la demanda de madera.

El mediterráneo retamo espinoso («Ulex europaeus») llegó en los años 50 para recuperar zonas erosionadas, según registros del gobierno local, que ahora le tacha de ser una de las «100 especies invasoras más agresivas del mundo» y una «amenaza para la biodiversidad». 

En los últimos cuatro años, la Secretaría de Ambiente de Bogotá ha removido 136,2 hectáreas de retamo, una «tarea ardua» por su difícil acceso, informó esa entidad a la AFP.

«Más allá de que se trate de un problema de gestión (de las especies vegetales de Bogotá), la causa subyace en que siempre se busca la ruta más rápida» para controlar la deforestación y otros problemas, señaló José A. Muñoz, también académico del Ecolmod y estudiante de doctorado en Ciencias-Biología. 

AFP
Vista de la vegetación tras un incendio forestal en Bogotá el 25 de enero de 2024

«Plantar por plantar nunca va a ser la solución», añadió el experto, para quien urge establecer la cantidad real de combustibles vegetales en las montañas bogotanas, como se hace en otros países.

Contactada por la AFP, la autoridad ambiental de los cerros, la Corporación Autónoma Regional (CAR) de Cundinamarca, informó que luego de la emergencia por las conflagraciones se pondrá en marcha un plan de reforestación con especies locales, como el cedro, el encenillo o el romero blanco.

«Estableceremos cuáles deben ser las especies indicadas, que deben ser por supuesto nativas, y ya una vez restaurados los suelos podemos hacer esa siembra», explicó el director de la CAR, Alfred Ballesteros.

– Calidad del aire –

Unos 40 parques naturales, senderos ecológicos y miradores cerraron el acceso al público el sábado en Bogotá, ubicada a 2.600 metros sobre el nivel del mar y bajo alerta en varias zonas por mala calidad del aire tras los fuegos forestales.

«Los incendios terminan generando combustión de biomasa, material que termina reaccionando con el fuego y se generan contaminantes al aire», explicó a la AFP Jorge Bonilla, director del seminario de Economía Ambiental (REES) de la privada Universidad de los Andes.

«Algunos de estos contaminantes se presentan en forma de sólidos suspendidos o aerosoles, que se conocen como material particulado, y otros contaminantes como óxido de nitrógeno o monóxido de carbono que terminan afectado la salud», resaltó.

AFP
Una mujer lleva una mascarilla debido a un incendio forestal en el cerro El Cable, en Bogotá, el 27 de enero de 2024

Ante estas condiciones, las autoridades bogotanas recomiendan no salir a la calle y usar mascarillas, una medida que ya acatan decenas de ciudadanos de forma preventiva. 

«La calidad del aire va a seguir empeorándose si no se controlan los incendios debido a que cada vez se concentran más y más emisiones», alertó Bonilla. 

arm/lv/mel/db

© Agence France-Presse

spot_img
spot_img

Más del autor

spot_img
spot_img

Latest Articles