13.7 C
New York
lunes, marzo 4, 2024

Buy now

«Tranquilidad»: el voto a Bukele para la reelección, pese a críticas por DDHH

Los salvadoreños acudirán a las urnas el domingo, por primera vez en años, en un ambiente de tranquilidad que atribuyen a la «guerra» del presidente Nayib Bukele contra las pandillas, cuestionada, no obstante, por serias violaciones a los derechos humanos.

Unos 6,2 millones de salvadoreños están llamados a votar en unos comicios sin sorpresas a la vista, pues Bukele goza de una aprobación del 90% gracias a su política de seguridad de «mano dura», y según las encuestas tiene prácticamente asegurada la reelección en primera vuelta.

«Tenemos un presidente que gobierno para los salvadoreños. A esto le llamamos paz, tranquilidad y libertad… Pensé que era algo que mis ojos nunca iban a ver», dijo a la AFP Álvaro Pérez, un carpintero de 47 años, en San Salvador.

Pérez asistía a una improvisada fiesta en una plaza de la capital en vísperas de la votación, algo impensable hace un par de años. Pero esta será la primera vez, desde el fin de la guerra civil en 1992, que El Salvador va a las urnas con militares en las calles, bajo estado de excepción. 

AFP
Una mujer camina junto a un mural que representa al presidente de El Salvador y candidato a la reelección por el partido Nuevas Ideas, Nayib Bukele, en Mejicanos, San Salvador, el 2 de febrero de 2024

Tras un sangriento fin de semana con 87 asesinatos, en marzo de 2022 Bukele instauró un régimen de excepción que lleva casi 76.000 detenidos y redujo drásticamente los homicidios (2,4 por cada 100.000 habitantes en 2023) en un país que llegó a ser el de mayor violencia criminal del mundo (tasa de 106 en 2015).

Pero organismos como Human Right Watch y Aministía Internacional, además de grupos humanitarios locales, denuncian «detenciones arbitrarias»: más de 7.000 personas han sido liberados por ser inocentes.

Amnistía registra además «236 casos de desapariciones forzadas» y «más de 200 muertes bajo custodia del estatal», y señala que El Salvador es el país con la mayor tasa de encarcelamiento del mundo, con 102.000 presos.

AFP Vista de un mural que representa al presidente de El Salvador y candidato a la reelección por el partido Nuevas Ideas, Nayib Bukele, en un restaurante de San Salvador el 2 de febrero de 2024

– «Todo ha cambiado» –

Aún así, Bukele es, por lejos, el líder más popular de América Latina. La gente dice ahora sentirse libre y segura, y los pequeños negocios pueden operar sin tener que pagar la llamada «renta» a las temidas Barrio 18 y Mara Salvatrucha (MS-13).

Una empresaria de transportes, que prefirió el anonimato por temor a que haya «mareros» escondidos, contó a la AFP que debía pagar 560 dólares al mes de «renta» y algunas veces miles de dólares: «Amenazaron con matar a mi mamá, a un hermano o algún otro familiar si no pagaba».

Alberto Serrano, conductor de Uber de 40 años, dice que «todo ha cambiado» desde que comenzó la represión de las bandas a las que Bukele atribuye unas 120.000 muertes desde el final de la guerra civil.

«Si subían al autobús y te decían a ti, el pasajero: ‘Dame un dólar’, y te negabas, en el mejor de los casos te pegaban; en el peor, te mataban», cuenta a la AFP Serrano, quien antes era conductor de buses.

Beatriz Martínez, vendedora de artesanías de 32 años, dice que no pudo visitar por años a su madre porque vivía en una barrio controlado por una pandilla rival a la zona donde ella vive. «Ahora puedo ir a verla, hay tranquilidad incluso en la noche», asegura.

Hace una semanas el país acogió incluso la visita del astro Lionel Messi y hace tres meses el concurso de Miss Universo, lo que, según Bukele, demostró que El Salvador «ha cambiado para siempre».

AFP
Infografía con el número de fallecidos imputables a la violencia de las pandillas en El Salvador, con datos del Armed Conflict Location & Event Data Project (ACLED) desde 2018

– «A costa de libertad» –

Pero Maricela Méndez, de 35 años, que estuvo presa cinco meses, embarazada, es la otra cara la moneda: «Vivimos en un país militarizado. Es una seguridad a costa de libertad y de inocentes, sobre todo de jóvenes», dijo a la AFP, clamando su propia inocencia. 

«La estrategia gubernamental ha promovido una narrativa que presenta falsos dilemas, la idea de que se debe elegir entre proteger ciertos derechos o anular otros», aseguró a la AFP Irene Cuéllar, investigadora para Centroamérica de Amnistía Internacional.

Miguel Juárez, un taxista de 37 años, dice que votó por Bukele cuando ganó en 2019 con 53%, pero esta vez no lo hará «aunque trate de amedrentar» diciendo que con la oposición se «volverá al pasado». 

«Hay gente resentida porque se les han llevado a sus familiares y son inocentes. Hay además corrupción y la vida está muy cara», argumentó.

Bukele es acusado por sus críticos de autoritario y de violar la independencia de poderes, pues controla el Congreso, la justicia y el resto del aparato estatal. Magistrados renovados por ese Parlamento interpretaron la Constitución a su favor y le permitieron postular para la reelección.

Pero el presidente, un expublicista de 42 años de ascendencia palestina, presta oídos sordos a las críticas, y nada parece impedir que el domingo gane un segundo mandato de cinco años.

Militares están este sábado desplegados por las calles y custodiando los centros de votación, que abrirán el domingo a las 07H00 locales (13H00 GMT) y cerrarán a las 17H00 locales (23H00 GMT).

bur-mis/db

© Agence France-Presse

spot_img
spot_img

Más del autor

spot_img

Latest Articles