0.9 C
New York
miércoles, febrero 21, 2024

Buy now

Muere Sandra Day O’Connor, primera mujer en llegar a la Corte Suprema de EEUU

Sandra Day O’Connor, la primera mujer nombrada para la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, falleció el viernes a los 93 años, según un anuncio oficial.

O’Connor, jueza jubilada que renunció en 2006, murió en su casa en la ciudad de Phoenix, en el estado de Arizona (suroeste), indicó el máximo tribunal en un comunicado.

Se precisó que padecía «demencia avanzada, probablemente Alzheimer, y una enfermedad respiratoria».

Su deceso llega tras una ardua batalla de años contra la demencia que le hizo alejarse de la vida pública en 2018.

– Una pionera –

«Sandra Day O’Connor, hija del suroeste de Estados Unidos, abrió un camino histórico como la primera jueza de la Corte Suprema de nuestro país», escribió el presidente de la Corte Suprema, John Roberts, quien elogió «su determinación inquebrantable, su innegable competencia y su encantadora franqueza».

El expresidente demócrata Barack Obama (2009-2017), quien le entregó el honor civil más alto de Estados Unidos, la Medalla de la Libertad, en 2009, también reaccionó con congoja por el deceso.

«Sandra Day O’Connor era como la peregrina del poema que a veces citaba: abrió un nuevo camino y construyó un puente detrás de ella para que todas las mujeres jóvenes pudieran seguirla», expresó Barack Obama en reacción en redes sociales.

Había sido nombrada miembro de la Corte Suprema en 1981 por el entonces presidente republicano Ronald Reagan (1981-1989) para llenar una de las pocas vacantes femeninas en su administración.

AFP
El entonces presidente de EEUU Barack Obama entregando la Medalla Presidencial de la Libertad a la jueza Sandra Day O’Connor el 12 de agosto de 2009 en la Casa Blanca

Alguna vez considerada la mujer más poderosa de Estados Unidos, O’Connor a menudo generó confusión tanto a sus críticos como entre sus partidarios durante sus casi 25 años de ejercicio en el tribunal superior, negándose a ser encasillada políticamente.

También rechazaba ser vista simplemente como la única mujer en el tribunal y acabó siendo una jueza fundamental desde principios de la década de 1980 hasta su retiro.

«El poder que ejerzo en el tribunal depende del poder de mis argumentos, no de mi género», subrayó en una conferencia de la Universidad de Washington en 1990.

– Del rancho a la Corte –

Cuando Reagan la eligió para actuar en la Corte, los sectores más conservadores criticaron su falta de experiencia judicial a nivel federal y vieron con dudas su posición sobre el aborto, mientras que los liberales, aunque celebraron ver a una mujer en el máximo tribunal, manifestaban preocupación por su compromiso real con el feminismo.

Sandra Day nació el 26 de marzo de 1930 en El Paso, Texas (sur), y creció en el rancho ganadero de sus padres en el sureste de Arizona.

Con una infancia aislada, se desarrolló aprendiendo entre hombres, acompañando a su padre y otros vaqueros en las tareas rurales. Así, aprendió a conducir con apenas siete años y a disparar rifles y montar a caballo cuando cumplió ocho.

Esto sería fundamental en su proceso de crecimiento y para que años más tarde terminara teniendo un papel muy importante como niveladora de una corte con visiones polarizadas en diferentes temas.  

O’Connor acabó siendo un voto «basculante» en la Corte, rompiendo con sus colegas conservadores y proporcionando muchas veces el quinto voto que permitía conformar una mayoría de tono más liberal en varias ocasiones por temas clave.

cl/sms/llu/ag

© Agence France-Presse

spot_img
spot_img

Más del autor

spot_img

Latest Articles