En un encuentro clásico del fútbol paraguayo, un futbolista mordió en la cabeza a un rival, sin embargo, el árbitro termino expulsando a los dos deportistas.

En el momento en que de jugaba la parte final del partido entre en el Club Olimpia y el Club Cerro Porteño, el defensa del equipo visitante, el venezolano Fernando Amorebieta perdió los estribos ante el delantero del equipo local Néstor Camacho.

Al inicio, Amorebieta le había dado un cabezazo en el rostro a Camacho, sin embargo el árbitro no se percató del hecho.

Segundos después, en medio de discusiones y empujones, el defensor Hispano-Venezolano tomó a su rival y le mordió en la cabeza.

En esa ocasión el árbitro si vio la falta, pero amonestó con la factura más alta a ambos futbolistas.