La constructora estadounidense de superdeportivos Shelby SuperCars alcanzó un nuevo récord de velocidad con su SSC Tuatara, que se ha convertido en el “vehículo de producción más rápido” del mundo al alcanzar una velocidad promedia de 508,73 kilómetros por hora.

La marca fue lograda el pasado 10 de octubre a lo largo de un tramo de unos 10 kilómetros de la Ruta 160, en las afueras de Las Vegas (Nevada, EE.UU.), y bajo la supervisión de dos oficiales que registraron y validaron la prueba, según informó la compañía en un comunicado este 19 de octubre. 

El SSC Tuatara está equipado con un motor V8 de 5,9 litros que genera 1.750 caballos de fuerza con gasolina E95, desarrollado por Nelson Racing Engines. 

Oliver Webb piloto británico ganador de las 24 Horas de Le Mans en 2014 y embajador de W Motors, fue el protagonista de esta hazaña al llevar a cabo dos pruebas consecutivas, recorriendo el tramo en cada sentido, como lo establece la normativa para certificar el récord mundial de velocidad.

De acuerdo con Webb, en “mejores condiciones” el Tuatara habría ido “más rápido”. “El coche aún no se estaba quedando sin combustible. Los vientos cruzados son todo lo que nos impidió darnos cuenta del límite del coche”, narraba.

Ahora, con este nuevo resultado, Shelby SuperCars destrona a la empresa francesa Bugatti quien desde agosto de 2019 mantenía el récord con el Bugatti Chiron de 490.484 km/h.

“Han pasado diez años desde que ostentamos este récord con nuestro primer coche, el Ultimate Aero, y el Tuatara está muy por delante. Su desempeño refleja la dedicación y el enfoque con el que perseguimos este logro”, palabras del gerente ejecutivo de SSC, Jerod Shelby.