Captura del video.

México. Recientemente, los medios locales reportaron que los agentes de la policía de tránsito del municipio de Coacalco, en el estado de México, fueron captados por una cámara en lo que parece ser un intento de extorsionar a un automovilista.

Mencionaron que la víctima informó que los oficiales inicialmente solo pidieron verificar su licencia. Cuando no pudieron encontrar una razón legítima para dar una multa, inventaron una, diciendo que las persianas de sus ventanas eran ilegales, indicó.

Aseguraron que, según testigos, los agentes detuvieron un automóvil, presuntamente por haber cometido una infracción. Después de una inspección de rutina, los oficiales exigieron 500 pesos (US $ 25) para dejar ir al conductor sin una multa e incluso escoltaron a la víctima a un cajero automático cercano para retirar el dinero.

Precisaron que el intento de extorsión fue interrumpido por buenos samaritanos que pasaban. Testigos indignados confrontaron a los oficiales y comenzaron a grabar el incidente en teléfonos celulares.

“Ya la trajiste al cajero automático, ladrón… ¡Detente, hijo!” exclamó un conductor, que salió de su automóvil y trató de impedir que los oficiales huyeran. “¡Míralos, míralos! Maldito ladrón”, continuó, agregando una serie de improperios creativos.

Te puede interesar: Estudios estadounidenses revelaron que 2021 fue el sexto año más caluroso registrado

Se dijo que las autoridades locales anunciaron que se ha abierto una investigación sobre el incidente.

“Estamos dando seguimiento a los hechos, junto con el alcalde David Sánchez, para investigar y sancionar a los responsables de este abuso de autoridad”.

Declaró el concejal Benjamín Alfaro.

Indicaron que, frente a un público enojado, los oficiales desistieron en su intento de obtener un soborno. Uno se bajó del asiento del pasajero y trató de dirigir el tráfico para que la patrulla pudiera salir del área.

Precisaron que otra mujer que vio lo que estaba sucediendo se paró frente al automóvil e intentó bloquearlo para que no saliera. Sin embargo, después de varias maniobras los oficiales lograron alejarse en la dirección equivocada, escapando hacia el tráfico que se aproximaba.