EE.UU.- El vicepresidente de la Junta de la Reserva Federal , Richard Clarida; anunció que renuncia a su cargo dos semanas antes de que se expire su tiempo en la administración nacional.

Esta dimisión se produce en medio de un supuesto escándalo donde el agente federal usó información privilegiada para usar las operaciones bursátiles.

“Como mi mandato estatutario como gobernador vence el 31 de enero de 2022, le escribo para informarle que tengo la intención de renunciar a la Junta el 14 de enero de 2022”; informó Clarida en una carta dirigida al presidente estadounidense, Joe Biden, este lunes.

Todo se involucró en unas supuestas operaciones de Clarida en un fondo de acciones en febrero de 2020, justo antes de que se produjeran los trastornos del mercado debido a la pandemia.

Recordemos que las operaciones bursátiles trabajan en conjunto con las acciones del mercado que según suban o baje harán que este beneficio actúe en pro o en contra al inversionista; esto generalmente se hace con predicciones no oficiales de algunas fuentes que puede ser o no precisas.

También te puede interesar: Biden asume un riesgo político para defender el “derecho al voto”

En el caso del la agencia de Reserva Federal se tiene información precisa y exacta de los siguientes movimientos por los que se involucra a este agente; que en teoría no debería hacer uso de su posición privilegiada.

Según un informe de The New York Times publicado la semana pasada, Clarida modificó sus declaraciones financieras el pasado diciembre para mostrar que había vendido y luego recomprado acciones del fondo de acciones en cuestión de días.

El funcionario realizó la venta el 24 de febrero y la compra el 27; justo un día antes de que el presidente Jerome Powell dijera que la reserva estaba preparada para apoyar a los mercados y la economía por la pandemia.

Los informes que Clarida había presentado en un inicio solo informaban de la compra del fondo de acciones, hecho que la Fed había descrito como un simple reajuste planificado de cartera.

Sin embargo, el rápido movimiento de venta y compra de acciones puso en duda esa explicación; los expertos señalaron que las transacciones del funcionario pudieron haberle otorgado beneficios. 

Por su parte, la senadora del estado de Massachusetts Elizabeth Warren, solicitó a la Reserva Federal proporcionar más información sobre las operaciones realizadas por altos funcionarios de la entidad.