Caracas, Venezuela.- En lo que parece ser un cambio de política económica, dejando a un lado el capitalismo de estado, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció que venderá un parte de las acciones de las empresas públicas de su país a partir del 12 de mayo a través de la Bolsa de Valores de Caracas.

Para entrar en contexto, sobre el porqué es tan sorprendente este cambio para Venezuela, debemos remontarnos a la presidencia anterior de Hugo Rafael Chávez Frías, quien nacionalizó y por medio de la expropiación (la adquisición forzada  de la empresa privada por el estado con una compensación monetaria) a varias empresas venezolanas.

Tal acción, se justificó con prestar un buen servicio a un costo justo para el ciudadano, como parte de las políticas socialista abriendo brecha por medio del capitalismo de estado para lograrlo.

En ese sentido, el gobierno de Venezuela se convirtió en dueño absoluto de todas las acciones de empresas que prestaban servicios públicos pero que se administraban a través de la empresa privada.

Este cambio de manos, del empresario al Estado, tuvo buenos resultados en principio pero con el pasar de los años parece ser que el capital no alcanza para el correcto funcionamiento de estos entes y como toda empresa que necesita capital se comenzarán a vender acciones en la Bolsa de Valores de Caracas.

“Vamos a sacar entre 5 % a 10 % de las acciones de varias empresas públicas para la inversión nacional, fundamentalmente, o internacional”, declaró este miércoles durante una intervención ante los medios de comunicación venezolanos.

Maduro aseguró que cualquier persona natural o jurídica  “podrá convertir en inversionista de CANTV, de Movilnet, de la petroquímica, de todas las empresas mixtas del petróleo, de las empresas de gas”, añadió.

“Estoy abierto a escuchar nuevas propuestas, ideas y visiones para que Venezuela se recupere. Reitero mi llamado a todas y todos los venezolanos: dejemos a un lado la mezquindad, es hora de trabajar unidos y consolidar esta primera etapa del crecimiento de la economía real”, exclamó el mandatario.

Hoy en día en el mercado venezolano hay opciones que compiten con el Estado en algunos rubros, en su mayoría de comunicación e información, sin embargo la energía que mueve al país es manejada sólo por empresas públicas.

Como parte de sus políticas, los servicios públicos, derivados de la energía producida por el país, son subsidiados con pagos casi representativos al precio real del mercado internacional.

Te puede interesar: Rusia bombardea la ciudad costera de Odesa: Principal puerto de suministros de Ucrania

Actualmente Venezuela, no está en condiciones de sostener este modelo por la falta de recursos y los distintos problemas políticos que han golpeado a esta nación sudamericana, esto genera fallas en el sistema que ocasiona calamidades a las poblaciones más vulnerables, quienes se limitan gozar de los servicios básicos alguno que otro día por semana.

Esta jugada de vender acciones de empresas del Estado se puede interpretar como un grito de auxilio por parte de una empresa que quebró o una dosis de oxígeno a una economía que lleva varios años ahogada.

Lo más probable es que con inversión privada en una empresa del Estado, ya los beneficios de servicios básicos subsidiados tendrían, en teoría, que ser suspendidos para regresar a los inversores su capital, aunque esto aún no se ha confirmado por parte del gobierno venezolano.

Para el ciudadano, como casi todas las políticas del Estado, es un misterio cada acción que el gobierno toma, por lo errante de los resultados y la falta de continuidad en los proyectos sociales.

Ante la falta de opciones muchos venezolanos aceptan las decisiones que se toman pero con desconfianza, ya que la realidad del ciudadano común es la que más demora en cambiar y la que menos tarda en empeorar.