Las escuelas de Venezuela volvieron a recibir estudiantes este lunes tras 19 meses sin actividades presenciales por la pandemia de covid-19, aunque sin una afluencia masiva por las regulaciones sanitarias y demoras en las reparaciones de algunas estructuras.

Lejos de la algarabía típica, con sus rostros cubiertos con mascarillas, de uso obligatorio en el país, y sentados a distancia entre sí, los niños retomaron clases presenciales.

El regreso progresivo de una matrícula de unos 8,7 millones de estudiantes, según cifras oficiales, provoca sentimientos encontrados. Por un lado alivio para muchos padres que no tenían como llenar el vacío educativo de sus hijos, y por otro la preocupación latente frente a la eventual propagación del coronavirus.

“Pienso que es necesario, ya tenemos demasiado tiempo en la casa y ellos se sienten como perdidos a pesar de que los hemos puestos en varias actividades”, dijo a la AFP Berta López, una asistente administrativa de 43 años, tras acompañar a su hija menor a un colegio público en Caracas.

AFP
El regreso progresivo de una matrícula de unos 8,7 millones de estudiantes provoca sentimientos encontrados

Esta madre dice que en la escuela donde estudia su pequeña todo ha sido ordenado. “No hay un desastre con el regreso a clases, los tienen apartados con sus normas”.

Algunas instalaciones educativas no abrieron porque no reúnen las condiciones o están en proceso de rehabilitación, como el liceo Andrés Bello, uno de los más grandes de Caracas, con capacidad para 1.370 estudiantes.

Solo recibirá estudiantes en grupos de 15 para asesorías, hasta que culminen los trabajos, y continuarán con clases a distancia, explicó su director, Wilmer Marcano.

El regreso a clases presenciales coincide con el inicio de la vacunación a niños de 12 años en adelante. De hecho, el presidente Nicolás Maduro anunció el domingo que esta semana prevén incluir escuelas y liceos en los centros de inmunización contra el covid-19.

Pese a sentir temor por la pandemia, William Blanco, comerciante de 55 años, llevó a su niña de 7 años a la escuela. “Les hace falta”, indicó.

AFP
Las escuelas de Venezuela volvieron a recibir estudiantes el lunes tras 19 meses sin actividades presenciales por la pandemia de covid-19, aunque sin una afluencia masiva por las regulaciones sanitarias y demoras en las reparaciones de algunas estructuras. (00:38:08)

Antes de vacunar a sus dos hijas, López quiere cerciorarse de que las vacunas que apliquen en Venezuela estén aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Mi hija que está en bachillerato es asmática y sí la quiero vacunar, pero quiero saber si está aprobado por la OMS”, aseguró.

El país petrolero arrancó en febrero pasado la aplicación de la vacuna rusa Sputnik V y la china Sinopharm, ambas de dos dosis. Más tarde se incorporó la cubana Abdala, cuyo ciclo de inmunización requiere tres dosis.

mbj/jt/lm

© Agence France-Presse