KANSAS CITY, Mo. – Una madre y un socio del ex fugitivo Trevor Sparks de Kansas City, Mo., quien fueron detenidos el pasado viernes, fueron acusados ​​en un tribunal federal de ayudarlo a escapar de la cárcel del condado de Cass a principios de este mes, informó el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Según el reporte, Dawn Branstietter, de 54 años, de Blue Springs, Mo., la madre de Sparks, y Nicholas Parris, de 38, de Kansas City, Mo., fueron acusados ​​de ayudar o ayudar a escapar del confinamiento en una denuncia penal presentada en el Tribunal de Distrito de EE. UU. en Kansas City, Missouri

También se informó que otro recluso, Sergio Pérez Martínez, de 43 años, de Panorama City, California, escapó de la cárcel con Sparks y sigue prófugo.

Según una declaración jurada presentada en apoyo de la denuncia penal federal de hoy, Sparks hizo varias llamadas telefónicas a su madre desde la cárcel en las que hablaron sobre su próximo intento de fuga. Él le dijo que se asegurara de que hubiera gasolina en el auto porque “Probablemente vas a recogerme muy pronto. Muy, muy, muy pronto”. Sparks le dijo que «simplemente esté lista».

Sparks hizo varias llamadas a Branstietter pero ella no contestaba el teléfono, por lo que se comunicó con Steven Lydell Williams, Sr., de 64 años, de Kansas City, Missouri. Sparks le pidió a Williams que se comunicara con su madre, dice la declaración jurada, pero luego la reclutó. Williams para que lo recogiera después de la fuga debido a que Branstietter no respondió a su teléfono durante varios días. Williams supuestamente recogió Sparks en una tienda local de Casey el 5 de diciembre de 2022, después de que él y Pérez-Martínez escaparan de la cárcel.

Williams fue acusado en una denuncia penal separada el 7 de diciembre de 2022 de ayudar o asistir en la fuga.

El 9 de diciembre de 2022, Branstietter fue entrevistada en su residencia. Branstietter indicó que no entregaría a su hijo y que iría a prisión para que pudiera ser libre. El esposo de Branstietter también estaba en la residencia y no cooperó con la policía. No se encontraron otras personas en la residencia.

Los investigadores buscaron en la cuenta de Facebook de Branstietter y encontraron mensajes entre ella y Parris, quien era el exnovio de la hermana de Sparks. Hablaron de ir a Texas, donde vive la hermana de Sparks. Si bien hubo un contacto mínimo entre Branstietter y Parris antes de la fuga de Sparks y Pérez Martínez, dice la declaración jurada, a los pocos días de la fuga, la comunicación entre estas dos cuentas creció exponencialmente en frecuencia. Los mensajes eran crípticos, vagos o estaban dirigidos a comunicaciones de voz o video.

Aproximadamente a las 10:16 am del viernes 30 de diciembre, se vio a Sparks saliendo del patio trasero de una residencia de Blue Springs que Branstietter visitaba con frecuencia. Sparks subió a un vehículo con Branstietter y condujo hasta la residencia de Parris, donde los agentes de policía de Kansas City arrestaron a Sparks, Branstietter y Parris, informó el sitio.

Sparks fue condenado el 7 de noviembre de 2022 por un jurado federal de primera instancia por liderar una conspiración criminal vinculada a dos asesinatos y múltiples agresiones violentas, y que distribuyó al menos un kilogramo de metanfetamina todos los días durante casi un año en Kansas City. Springfield, St. Joseph y St. Louis, Mo., así como la posesión ilegal de armas de fuego. Fue declarado culpable de un cargo de conspiración para distribuir metanfetamina, un cargo de participación en una conspiración de lavado de dinero, un cargo de posesión de armas de fuego en relación con un delito de narcotráfico y un cargo de ser un delincuente en posesión de armas de fuego y munición. Sparks estaba esperando la sentencia cuando escapó.

El cargo contenido en esta denuncia es simplemente una acusación y no evidencia de culpabilidad. Las pruebas que respalden el cargo deben presentarse ante un jurado de juicio federal, cuyo deber es determinar la culpabilidad o la inocencia, informó el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El caso continúa bajo investigación.