Austria.- “Los países de Europa y Rusia son vecinos cercanos que están vinculados económicamente entre sí. Creo que Rusia y Europa deberían interactuar más estrechamente”, considera Matthäus Brandstetter.

“Por favor, no pierda la fe en Europa”. Este fue el manifiesto que Matthäus Brandstetter, un niño austriaco de 10 años, dirigió al presidente ruso, Vladímir Putin, en una carta. La misma fue entregada al inquilino del Kremlin a través de la Embajada rusa en Austria, que posteriormente fue compartida la historia en su cuenta de Facebook.

“Los países de Europa y Rusia son vecinos cercanos que están vinculados económicamente entre sí. Creo que Rusia y Europa deberían interactuar más estrechamente. […] En Europa hay muchas personas que tienen una actitud amable hacia Rusia y quisieran una cooperación más estrecha”, opina el niño.

En respuesta a este mensaje, desde la Embajada del país destacaron que Rusia “está abierta al diálogo con todos aquellos que tengan un interés mutuo en trabajar conjuntamente por la salud, el bienestar y el progreso comunes”.

También, precisaron que Matthäus recibió una foto del presidente Vladimir Putin con su autógrafo, y que le regalaron unos libros sobre Rusia y Moscú para que pueda ampliar sus conocimientos y mejorar sus dotes lingüísticos del ruso.

JPE.

Imagen Cortesía: Russian Foreign Ministry – Facebook