Los Ángeles. Recientemente los medios informaron que un gato que se perdió hace unos 15 años se reunió nuevamente con su dueño.

Brandy, una gata atigrado marrón, se reunió el lunes por la tarde con Charles, quien la adoptó como un gatito de 2 meses en 2005.

«Es asombroso. Creo que es increíble”.

Expresó el sujeto el jueves.

“La vi, la levanté y empezó a ronronear y fue muy emotivo”, indicó Charles. «Fue agradable tenerla en mis brazos de nuevo», aseguró.

Dijo que se derrumbó y lloró porque pensó en todos los años que perdió con ella». Brandy fue hallada el domingo en Palmdale, a unas 40 millas (65 kilómetros) de donde vive Charles en el área del Valle de San Fernando en Los Ángeles.

Te puede gustar: Agentes salvaron a una inmigrante indocumentada de la hipotermia

Aseguró que Brandy se extravió solo unos meses después de que la adoptó. Dijo que un día la gata salió por la tarde al patio trasero, luego oscureció y ya el animal no estaba allí.

Charles condujo buscándola, revisó los refugios de animales y colocó carteles sin suerte. Entonces, el hombre continuó con su vida. Se mudó a otro lugar del Valle y adoptó a dos gatos más jóvenes.

Luego, el domingo, recibió una llamada del refugio de animales del condado de Los Ángeles en Palmdale y otra de la compañía que hizo un microchip implantado en Brandy cuando fue adoptada.

Charles había cambiado su dirección y teléfono de casa. Pero, afortunadamente, su número de teléfono celular era el mismo que figuraba en el microchip. El lunes por la tarde, fue a Palmdale para ver a Brandy. Ella era mayor y muy delgada, dijo.

Brandy necesitaba un poco de ayuda: estaba desnutrida y pesaba solo 6 libras (2,7 kilogramos). Sus uñas habían crecido lo suficiente como para herir sus patas.

Charles sospecha que alguien la encontró de gatita y la mantuvo todos esos años sin molestarse en comprobar si tenía un microchip. Él cree que ella debe haberse separado o haberse escapado hace varios meses.

Pero ella era la misma gata tranquila, gentil y dulce que él recordaba, indicó Charles. El hombre decidió que no podía tener a Brandy en su apartamento de una habitación con dos gatos más jóvenes. Pero la mascota se queda con su hermana cerca y tiene la intención de visitarla con frecuencia.

Imagen ilustrativa. Fuente: Pixabay