La policía de Uganda afirmó este lunes haber detenido a un promotor de conciertos después de una estampida que dejó diez muertos, incluido niños, durante la celebración del Año Nuevo en la capital.

La estampida se produjo en el centro comercial Freedom City de Kampala cuando la multitud se dirigió a la única salida para asistir a los fuegos artificiales de medianoche.

Las personas «tenían un único punto de entrada y salida. Por lo tanto, varias víctimas quedaron atrapadas y fueron pisoteadas en el estrecho pasaje que se convirtió en un cuello de botella para muchos, en su mayoría menores de edad», aseguró el portavoz de la policía, Fred Enanga.

Enanga añadió que los promotores habían ordenado cerrar las cuatro otras salidas. Los investigadores deberán determinar si hubo «negligencia». 

«Hasta ahora hemos detenido al promotor de este concierto de Año Nuevo. También buscamos activamente otros organizadores y promotores», continuó. 

El promotor detenido es conocido en Kampala por organizar grandes festivales. 

La mayoría de las víctimas tenían entre 10 y 20 años, precisó el cuerpo armado.

AFP
Fuegos artificiales el 1 de enero de 2023 en Kampala para celebrar el Año Nuevo

© Agence France-Presse