La suspensión de la venta de boletos para ingresar a Machu Picchu por parte de las autoridades generó este viernes protestas de airados turistas y comerciantes del pueblo más próximo a la famosa ciudadela inca, situada en el sureste de Perú.

Las protestas tuvieron lugar afuera de la ciudadela de piedra y en el vecino pueblo de Machu Picchu, que antes se llamaba Aguas Calientes, donde llegan los visitantes en tren y abordan minibuses para subir hasta la joya del turismo peruano a través de una angosta ruta de montaña.

“Pagué mis boletos [del tren] con Inca Rail de un día con guía turístico, pagamos incluso un adicional por el autobús que nos trae hasta acá hasta Machu Picchu, donde están las ruinas y no nos han querido dejar pasar porque no tenemos boleto de entrada”, declaró el mexicano Israel Gonzales Rizoo a la AFP.

“Es una estafa”, se quejó el airado turista, quien contó que había pagado 65 dólares por el tren desde Ollantaytambo, a unos 148 kilómetros de distancia.

También estaban muy molestos los comerciantes del pueblo, decenas de los cuales bloquearon la vía férrea para impedir el movimiento de trenes.

AFP
Turistas y operadores turísticos permanecen varados en el pueblo Machu Picchu, en las faldas de las famosas ruinas incas cerca de Cusco en los Andes peruanos, el 12 de agosto de 2022

“Exigimos la venta de tickes en las oficinas del Ministerio de Cultura de Machu Picchu, y del 50% de su totalidad de manera presencial (…) para reactivar nuestras economías”, expresaron los comerciantes en un comunicado.

Ésta es la segunda protesta en poco más de dos semanas por la falta de boletos para ingresar a la ciudadela de piedra. El 27 de julio se agotaron los tiquetes disponibles por una sobreventa.

Luego de eso, Perú aumentó de 4.000 a 5.000 el cupo de visitantes que pueden entrar diariamente a la ciudadela. Buena parte de las entradas se venden en internet y una porción de manera presencial en el pueblo.

Ante las protestas de este viernes, el Ministerio de Cultura indicó que dispuso que continúe la venta presencial de boletos de ingreso, respetando el límite fijado para proteger el patrimonio arqueológico.

AFP
Turistas y operadores turísticos permanecen varados en Aguas Calientes en el pueblo Machu Picchu, en las faldas de las famosas ruinas incas cerca de Cusco en los Andes peruanos, el 12 de agosto de 2022

En las últimas dos semanas, “el ingreso promedio a la Llaqta (ciudadela) de Machu Picchu se ha mantenido por debajo de la capacidad de admisión”, indicó el Ministerio en un comunicado.

El pueblo está situado al pie de la montaña de 2.430 metros de altura sobre la que se encuentra la famosa ciudadela de piedra construida en el siglo XV por el emperador inca Pachacútec.

La Unesco declaró la ciudadela de Machu Picchu patrimonio de la humanidad en 1983. Desde entonces la organización exige a Perú cumplir una serie de pautas para preservar el lugar.

bur-fj/et/dl

© Agence France-Presse