La expresidenta interina de Bolivia Jeanine Áñez, encarcelada por un supuesto golpe de Estado en 2019 contra el exmandatario Evo Morales, fue trasladada este sábado de madrugada a otra prisión de mujeres en La Paz, según indicó la detenida y confirmaron las autoridades.

“Me sacaron diciéndome que iba a la clínica del Sur”, declaró escuetamente la exmandataria a la prensa al momento de llegar al penal de mujeres de Miraflores, lugar donde seguirá cumpliendo los cuatro meses de prisión preventiva decretados en su contra mientras dura la investigación de la Fiscalía.

Añez fue trasladada en una ambulancia a ese recinto penitenciario, después de dos jornadas alegando problemas de salud.

La Dirección General de Régimen Penitenciario informó en un comunicado que el cambio al Centro Penitenciario Femenino de Miraflores se realizó porque ese recinto “cuenta con instalación médica, equipos y personal médico acorde al tratamiento específico y recomendado que requiere la privada de libertad”.

El viernes por la tarde, tres jueces de La Paz dispusieron “la salida judicial” de Añez a una clínica para su  valoración médica por especialistas de cardiología. Sin embargo, poco después, otro juez revocó esa autorización disponiendo que fuera atendida por el personal médico del Instituto de Investigación Forense.

AFP
En esta foto de archivo tomada el 13 de marzo de 2021, la expresidenta interina de Bolivia Jeanine Anez (c) es escoltada por miembros de la Policía de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen tras ser detenida en La Paz

La hija de Añez, Carolina Ribera, había solicitado el traslado de su madre a un centro médico para tratarle una “hipertensión arterial sistémica”. Según ella, las autoridades del penal incumplieron la decisión judicial negando “toda asistencia de salud” a su madre.

En un vídeo publicado en la red social Twitter, Ribera señaló que la negativa a trasladar a Áñez a un centro médico en lugar de al nuevo presidio supone un “atentado contra la vida” de la expresidenta interina. 

“Esto es un abuso, una injusticia y están atentando contra la vida de mi madre, que necesita con urgencia atención médica”, destacó la hija de Áñez.

La expresidente interina ingresó el domingo pasado a una cárcel de mujeres de la ciudad de La Paz tras ser detenida un día antes en la ciudad de Trinidad, capital del departamento amazónico del Beni (noreste), en un operativo policial.

También fueron aprehendidos sus exministros de Justicia y Energía y pesan órdenes de detención contra otros de sus colaboradores.

Para la mañana de este sábado está prevista una nueva audiencia de apelación de estas detenciones preventivas. 

Sobre Añez, que ejerció el poder desde noviembre de 2019 a noviembre 2020, pesa una denuncia por sedición, terrorismo y conspiración presentada por la exdiputada del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) Lidia Patty.

La denuncia se refiere a los hechos que llevaron a la renuncia de Morales a la presidencia en noviembre de 2019, tras 14 años en el poder.

El líder izquierdista abandonó su cargo a raíz de violentas protestas impulsadas por opositores, que acusaron a Morales de haber ganado de forma fraudulenta las presidenciales de octubre de 2019, en las que buscaba un cuarto mandato.

gbh/apg/gma

© Agence France-Presse