EL SALVADOR.- Una mujer salvadoreña que pasó más de 10 años en prisión, acusada de homicidio en grado de tentativa luego de sufrir un parto extrahospitalario fue finalmente liberada este jueves.

Identificada como Jacqueline, tuvo ese parto en julio de 2011, cuando tenía 23 años de edad. A pesar de que solicitó ayuda médica, las autoridades le negaron el derecho y la Policía la detuvo por ‘querer abortar’, pese a que su hija logró sobrevivir.

El 12 de diciembre de 2011, Jacqueline fue condenada a 15 años de cárcel por el delito de homicidio en grado de tentativa

El Salvador mantiene una de las leyes anti-abortos más severas del continente, con penas de hasta 30 años en prisión. Organizaciones de derechos humanos han señalado que el Estado salvadoreño “no debe criminalizar” a las mujeres que enfrentan emergencias obstétricas y, en su lugar, les deben garantizar la atención médica.

Desde 2009 hasta la fecha, 65 mujeres condenadas por emergencias de salud durante el embarazo han sido liberadas. No obstante, aún quedan tres mujeres en prisión, advirtió la Agrupación Ciudadana.