El Salvador. Recientemente, los medios locales reportaron que docenas de periodistas y activistas en El Salvador han sido pirateados en sus teléfonos con el software espía Pegasus. El cual ha sido utilizado por los gobiernos para monitorear a los críticos y disidentes, según un informe.

Indicaron que no pudieron probar quién estaba detrás del hackeo. Sin embargo, aseguraron que la evidencia apuntaba a la participación del gobierno. Cabe destacar que la administración lo ha negado.

Se dijo que los investigadores indicaron que la mayoría de ellos trabajaban en el medio noticioso El Faro, que ha informado sobre supuestas conversaciones secretas entre el gobierno y las pandillas.

Recomendado para ti: Consejo empresarial aseguró que la economía de México no aguantará otro confinamiento

Reportaron que Pegasus, que fue diseñado por la empresa israelí NSO Group, infecta dispositivos iPhone y Android, lo que permite a los operadores extraer mensajes, fotos y correos electrónicos, grabar llamadas y activar en secreto micrófonos y cámaras.

Aclararon que los que supuestamente fueron hackeados trabajan en tres grupos de derechos humanos y seis publicaciones de noticias, y uno es periodista independiente. El Laboratorio de Seguridad de Amnistía Internacional confirmó de forma independiente los hallazgos.

Reiteraron que la investigación sobre el hackeo de El Salvador fue realizada por el Citizen Lab de la Universidad de Toronto y el grupo de derechos digitales Access Now. Expresaron que habían encontrado evidencia de incursiones en 37 dispositivos pertenecientes a 35 personas entre julio de 2020 y noviembre de 2021.

Además, revelaron que el objetivo principal fue El Faro, el principal medio de comunicación independiente del país, al que hackearon a 22 personas, incluidos reporteros y editores. Eso equivale a más de la mitad de su personal. El informe dijo que tenía evidencia de que se habían robado datos de muchos de los dispositivos afectados.

Se mencionó que los presuntos hackeos coincidieron con informes que el medio publicó sobre escándalos que involucraban a la administración del presidente Nayib Bukele, incluidas acusaciones de que el gobierno negoció en secreto con líderes de pandillas en prisión para reducir los niveles de delincuencia. El gobierno negó las afirmaciones.

Imagen ilustrativa. Fuente: Freepik.