Maryland, EE.UU.- De acuerdo al reporte de medios locales, Thomas Bryon Stemen, un ciudadano de Maryland fue condenado a 10 años en prisión luego de haber atacado a una mujer e inyectarle una jeringa que había llenado con su propio semen.

La extraña agresión se produjo el pasado 18 de febrero de 2020 en una tienda ubicada en Churchton y la misma fue captada por las cámaras de seguridad. El hombre atacó a la mujer, identificada después como Katie Peters cuando ella regresaba el carrito de compras. En aquel momento, la mujer no tenía ni idea de lo que le estaban inoculando.

Tras una investigación, se descubrió que Peters no habría sido la única víctimas y que ya el agresor había intentado clavarle jeringas a otras dos personas. Además, la Policía encontró más inyectadoras en su casa y su coche, todas llenas con su esperma, precisa The Independent.

No es la primera vez que Stemen recibe una condena: sus antecedentes penales incluyen seis sentencias entre 1986 y 1996.