“Seguimos siendo amigos”, aseguró el presidente del Olympique de Marsella Pablo Longoria: menos de 18 meses después de su llegada, el imprevisible Jorge Sampaoli dejó de ser entrenador del club francés, al haber acordado las dos partes separar sus caminos en busca de explorar las opciones de depare el mercado.

“Estamos satisfechos del camino recorrido y de las emociones vividas juntos, pero debido a una larga reflexión, las dos partes, que actúan en el interés general del proyecto del Olympique de Marsella, han acordado poner fin a esta etapa”, escribió el club francés en un comunicado. .

Con Sampaoli, el Marsella logró terminar en la segunda posición de Ligue 1 la pasada temporada y se clasificó directamente a la Liga de Campeones. 

Pero, desde el mes de mayo, el entrenador argentino dejó un mensaje muy claro a la directiva sobre sus exigencias en el mercado de fichajes.

“¿Queremos ir a la Liga de Campeones por el dinero o para ser competitivos? Es lo más importante que tienen que saber el presidente, el propietario y el entrenador: saber por qué nos ponemos ese objetivo”, dijo.

“Hace falta saber si hay una posibilidad de crear un equipo de Liga de Campeones. Porque jugar la Liga de Campeones es jugar contra grandes equipos. Ir para jugar algunos partidos y no formar parte verdadera de la competición me parece ilógico”, añadió Sampaoli, con reputación de ser muy exigente en materia de fichajes.

Por el momento, el Marsella solo ha fichado a dos defensas centrales, Samuel Gigot (Spartak de Moscú) y el joven Isaak Touré (Le Havre). 

El club ha perdido también a dos titulares indiscutibles, William Saliba, de regreso al Arsenal después de su cesión, y Boubacar Kamara, que se fue libre al Aston Villa.

Sampaoli, de 62 años, llegó al Marsella después de la dimisión del portugués André Villas-Boas, que cerraba un ciclo caótico marcado por el ataque al centro de entrenamiento de la Commanderie por aficionados, y por el remplazo en la presidencia de Jacques-Henri Eyraud por Longoria.

“Dialogamos y es una cuestión de timing en el proyecto. Tenemos un proyecto de construcción y de futuro. Todos tenemos la misma ambición, es el timing lo que difiere”, explicó diplomáticamente Pablo Longoria.

“Mi ritmo y mis objetivos no son los mismos que los de los dirigentes. No hay nada malo en aspirar a cosas diferentes. Lo importante es buscar la excelencia y querer lo que sea mejor para el OM”, escribió por su parte Sampaoli en un mensaje en Instagram.

– “Renunció a su contrato” –

Parece evidente que las dos partes constataron que la existencia de una incompatibilidad entre las ambiciones de Sampaoli en Liga de Campeones y los medios económicos del OM en el ‘mercato’.

“Es mejor separarse ahora que en un mes, después de los primeros partidos de liga. Habría sido injusto también para un nuevo entrenador trabajar con un equipo construido por Sampaoli”, explicó Longoria, quizá pensando en la sonada marcha de Marcelo Bielsa, uno de los mentores de Sampaoli, luego de la primera fecha liguera en 2015.

“Seguimos siendo amigos, es un señor, que renunció a su contrato. Tiene un respeto enorme por el club”, añadió el dirigente español.

El nombre del italiano Roberto De Zerbi, entrenador del Shakhtar Donetsk hasta la invasión de Ucrania por Rusia, suena en Marsella, pero el rumor no fue confirmado a la AFP por el club.

© Agence France-Presse