La policía de Italia capturó en la comunidad de Prato al sacerdote Francesco Spagnesi quien hoy en día se encuentra bajo arresto domiciliario tras ser acusado de tráfico de drogas y haber organizado fiestas con orgías.

Según los medios italianos, el sacerdote usaba las limosnas que recibía de los feligreses en las misas para comprar droga en cantidades grandes. Según los medios de comunicación, el padre de la iglesia católica importaba las drogas desde Holanda.

También te puede interesar: En Florida Buscan a mochileros desaparecidos

Según las primeras pesquisas policiales, el sacerdote estaba moviendo cerca de medio kilo de cocaína y en las fiestas clandestinas que organizaba a través de internet, llegó a contar con centenares de invitados, entre empresarios y banqueros de la zona.