fbpx
Inicio » México » SACERDOTE PROPONE CUATRO PROPÓSITOS PARA QUE LOS PROPÓSITOS NO SE QUEDEN EN BUENOS DESEOS

SACERDOTE PROPONE CUATRO PROPÓSITOS PARA QUE LOS PROPÓSITOS NO SE QUEDEN EN BUENOS DESEOS

El P. José Luis González Santoscoy, sacerdote de la Arquidiócesis mexicana de Guadalajara que también dirige un apostolado en redes sociales, propone cuatro consejos para que los propósitos del Año Nuevo no se queden solo en buenos deseos.

En un artículo publicado el 29 de diciembre en el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de Guadalajara, el P. González afirma que “cuando se acerca el fin del año, comenzamos a pensar en algunos propósitos para el siguiente. Esto está muy bien, ya que cada año es una nueva oportunidad para recomenzar, trazar nuevas metas y trabajar por nuevos sueños”.

“Muchas veces hemos hecho ciertos propósitos que muy pronto los abandonamos: dejaré de fumar, haré más deporte, bajaré de peso, correré un maratón, seré más feliz, etc.”, agrega.

Ante esta realidad, el sacerdote sugiere 4 consejos a seguir para que los buenos propósitos sí lleguen a hacerse concretos:

1.- Menos es más

“No trates de abarcar mucho porque abandonarás todo. Es importante que te plantees un objetivo que te atraiga y sea posible de realizar, ya que en ocasiones nos ponemos una lista interminable de cosas por cambiar, porque queremos ser perfectos de la noche a la mañana y esto termina siendo una carga pesada que nos mata en lugar de motivarnos”, asegura el sacerdote.

2.- Fíjate un objetivo concreto

“Sé específico en lo que quieres para que logres obtener resultados”, sugiere el presbítero.

“Por ejemplo, a veces decimos, seré el mejor papá, eso no ayuda, más bien ¿Qué me llevará a ser mejor papá? Por ejemplo, pasaré más tiempo con mi esposa y mis hijos. Sé específico y busca propósitos concretos”.

3.- Un día a la vez

“Si piensas que tu objetivo lo vas a trabajar los 365 días del año, en automático pensamos que es muchísimo, por ello hay que vivir un día a la vez. Hoy tienes la oportunidad de cambiar hábitos negativos, hoy me decido a ser más cariñoso”.

“No excedas tus propias limitaciones y vive un día a la vez, esto te ayuda a ir obteniendo resultados visibles y reales, lo cual te motivará bastante porque irás aumentando en confianza al ver resultados”, exhorta el sacerdote.

4.- Busca una red de apoyo

El P. González anima a conversar con la familia y los amigos sobre estos propósitos para que ellos también “te ayuden y te motiven. En ocasiones podemos flaquear y necesitamos de alguien que nos ayude a retomar el camino”.

“Vivir una vida sin propósitos que nos ayuden a cambiar nos lleva a vivir una vida sin esperanza. Por eso, no le tengas miedo al cambio, es importante luchar y siempre avanzar”, asegura.

“Recuerda que en la medida en que estemos cerca del Señor, Él nos ayudará a perseverar, nunca te des por vencido”, concluye.

SE ACABA EL AÑO

Hoy se acabará el 2018 y este cambio de año es una buena oportunidad para hacerse nuevos propósitos o resoluciones. Mons. José Gómez, Arzobispo de Los Ángeles (Estados Unidos), es uno de los que sugieren realizar esta práctica.

“Hacer resoluciones de Año Nuevo es un hábito profundamente cristiano. Refleja un hermoso deseo de crecer en amistad con Jesucristo y refleja nuestra conciencia de que no somos todavía el pueblo que Dios quiere que seamos”, indicó en una de sus columnas publicadas en ACI Prensa.

Por ello, presentamos las tres resoluciones sugeridas por Mons. Gómez para el año nuevo:

1.- Colocar a Jesús en el centro de nuestras vidas

El Prelado indicó que la mejor forma de acercarse a Jesús es leyendo el Evangelio diariamente. Cada día durante unos minutos lea un pasaje, puede ser de la lectura diaria de la Misa.

Después “pídanle a Jesús que abra su Palabra para ustedes. No se pregunten lo que el pasaje del Evangelio dice “en general”, o lo que podría significar para otras personas. Pregúntenle personalmente a Jesús: “Señor, ¿qué me estás diciendo a mí? ¿Qué quieres que yo haga? “¿Qué debo cambiar en mi vida si quiero seguirte más de cerca?”.

Mons. Gómez sugiere aplicar lo que el pasaje dijo a cada uno durante el día. “De este modo, empezamos a ver nuestras vidas como él las ve desde su perspectiva”.

2.- Mejorar la vida de los demás

La segunda resolución es tener la disposición y la intención diario para servir, “de mejorar la vida de alguien”. El Arzobispo de Los Ángeles indicó que el amor “empieza con aquellos que nos exigen más cosas, con los que representan un reto para nuestro egoísmo”. Con aquellos que están más cerca.

Por ello, sugiere tener más paciencia, ser más comprensivos, no juzgar inmediatamente sino dar el beneficio de la duda; aceptar a las personas tal cómo son. También dejar de criticar y hacer que las conversaciones sean positivas.

“Hemos de tratarnos unos a otros con ternura y amor. Algunas veces podemos cambiar todo el curso del día de las personas tan solo sonriéndoles, tan solo con escuchar lo que ellas tienen qué decir”, manifestó.

3.- Perdonar a los demás como Dios nos perdona a nosotros

Este propósito consiste en pensar en silencio en alguna persona con la que uno esté enfadado o que no nos agrade.

“En silencio, pensemos… en alguna persona con la que estemos molestos, con los que estemos enojados, en alguien que no nos guste. Pensemos en esa persona y… oremos por esta persona y volvámonos misericordiosos con esta persona”.

“No perdonamos lo suficiente. Esto daña a nuestras familias. Esto perjudica nuestras relaciones. La gente nos va a hacer daño y nos va a ofender todos los días. Pero permanecer enojados o resentidos no cura nada. Sólo hace que las cosas nos lastimen por más tiempo”, indicó el Arzobispo de Los Ángeles.

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube