Tennessee.- Según informó Business Insider, la cadena de restaurantes estadounidense Cracker Barrel Old Store, tendrá que pagar una indemnización de 9.4 millones de dólares a William Cronnon, a quien sirvieron un vaso de agua con desinfectante en uno de sus locales.

El incidente se habría registrado en abril de 2014 en el condado de Marion, Tennessee. El hombre estaba comiendo y pidió a una camarera que le rellenara su vaso de agua, pero tras dar un sorbo sintió una “sensación de ardor en la boca y el esófago”.

Posteriormente, se descubrió que lo que se sirvió al cliente era una mezcla de agua y Eco-San, una solución química que se utiliza para limpiar.

Según Thomas Greer, abogado de Cronnon, este sufrió “lesiones graves permanentes”, que incluyen “calambres regulares, diarrea, distensión abdominal y dolor con reflujo después de las comidas”.

A pesar de la cifra que establece el fallo judicial, que es parte de un acuerdo al que ambas partes llegaron este 6 de enero, es probable que el denunciante no reciba tal cantidad de dinero debido a que la legislación de Tennessee establece que las indemnizaciones por daños no económicos no pueden ser superiores a 750.000 dólares.