Llegó la hora de la verdad. El Real Madrid arranca el miércoles su temporada oficial en busca del primer título del curso, la Supercopa de Europa, en la que parte como favorito en el duelo en Helsinki ante el Eintracht Fráncfort (19h00 GMT).

El equipo blanco, cuatro veces ganador del torneo, no guarda buen recuerdo de su última Supercopa europea, ya que perdió en 2018 por 4-2 ante el Atlético de Madrid en la capital estonia, Tallín. Ahora la nueva oportunidad es de nuevo a orillas del Báltico, pero en otro país y con la confianza por las nubes tras su gran final de la pasada temporada.

En los amistosos de la gira estadounidense de pretemporada, el Real Madrid ha ido de menos a más: perdió el Clásico en Las Vegas ante el FC Barcelona (1-1), empató con el América de México (2-2) en San Francisco y mostró su mejor cara con la victoria sobre la Juventus (2-0) en Pasadena.

La preparación ha terminado y llega la hora de la verdad, en una semana que además de la Supercopa de Europa supone unos días después el inicio de la temporada de LaLiga española, con la visita este domingo 14 al recién ascendido Almería.

“Hay que tener en cuenta a los que ganaron la Champions. Jugar la Supercopa es en realidad una continuación de la temporada pasada”, dijo el entrenador Carlo Ancelotti a los periodistas durante la gira estadounidense, en alusión a los jugadores que se proclamaron vencedores de la Liga de Campeones a finales de mayo ante el Liverpool (1-0) en París.

Este título permite al Real Madrid disputar la Supercopa de Europa, como conquistar la Europa League fue lo que motiva la presencia del Eintracht Fráncfort en la capital finlandesa.

El Eintracht se ha reforzado además para el nuevo curso, incorporando especialmente a Mario Götze y al argentino Lucas Alario.

“Hemos formado un equipo compacto y nos hemos reforzado. Hemos fortalecido el espíritu de equipo y estamos preparados para algo grande”, estimó recientemente a la web del Eintracht el atacante colombiano Rafael Santos Borré, el héroe de su equipo en la final de la Europa League.

El Eintracht llega a la Supercopa de Europa con más rodaje competitivo que el Real Madrid pero con dudas sobre su estado actual. Jugó dos partidos oficiales, con sensaciones muy desiguales: ganó 4-0 al modesto Magdeburgo en la primera ronda de la Copa de Alemania pero fue arrollado 6-1 en su casa por el Bayern de Múnich, el pasado viernes en el arranque de la Bundesliga.

– Fuera de juego semiautomático –

El único precedente de duelo oficial entre Real Madrid y Eintracht Fráncfort se dio hace 62 años, en la final de la Copa de Europa -actual Liga de Campeones- en 1960 y resultó ser un partido memorable: el equipo español goleó 7-3 con tres goles de Alfredo Di Stéfano y cuatro de Ferenc Puskas, logrando así su quinto título de campeón de Europa.

En caso de proclamarse campeón también el miércoles, el Real Madrid lograría su quinto título en la Supercopa de Europa tras los de 2002, 2014, 2016 y 2017. Alcanzaría así en lo alto del palmarés al FC Barcelona y el AC Milan, que lograron cinco cada uno.

El Eintracht Fráncfort, por su parte, es un debutante en esta competición. Hasta ahora el único club alemán en levantar este trofeo fue el Bayern de Múnich, que lo hizo en dos ocasiones (2013, 2020).

El partido del miércoles supone además el estreno oficial en las competiciones UEFA de una nueva herramienta tecnológica de respaldo a las decisiones arbitrales, el llamado fuera de juego semiautomático.

Mediante un sistema de cámaras capaces de seguir veintinueve puntos corporales diferentes por jugador, el sistema permitirá a los equipos del VAR detectar con rapidez situaciones de fuera de juego.

Esta temporada, el sistema también fue anunciado para la fase de grupos de la Liga de Campeones. La FIFA decidió por su parte implementarlo igualmente para el Mundial de Catar.

© Agence France-Presse