Foto. facebook

ESTADOS UNIDOS.- Un tribunal de apelaciones confirmó la pena de 55 años de prisión para Josué Portillo, pandillero salvadoreño de Mara Salvatrucha (MS-13) que siendo quinceañero encabezó la masacre de cuatro jóvenes en un parque de Long Island (NY).

Sin embargo, el panel del 2do Circuito de Apelaciones dijo que el caso sirve como una “ilustración clásica de las desafortunadas consecuencias” de una decisión del Congreso de eliminar la libertad condicional en la década de 1980 para presos federales, pues según los jueces Portillo (19) podría comportarse mejor en prisión y buscar oportunidades de aprendizaje si ve una opción de libertad antes de cumplir los 70 años, destacó Pix11.

El ahora sentenciado se declaró culpable de cargos de extorsión en agosto de 2018 por su participación en las muertes de Justin Llivicura (16); Michael López (20); Jorge Tigre (18); y Jefferson Villalobos (18). Dos eran ecuatorianos y dos hondureños.

En septiembre de 2019 otro adolescente, Freiry Martínez, inmigrante indocumentado de El Salvador y miembro de MS-13, fue sentenciado a 50 años de cárcel, tras declararse culpable de participar en la brutal emboscada en la que los cuatro hispanos fueron mutilados y asesinados, en 2017.

Portillo admitió haber planeado esos asesinatos de abril de 2017 con otros acusados de la MS-13 porque creían que eran pandilleros rivales. Las cuatro víctimas fueron atraídas a un parque y atacadas con machetes, cuchillos y palos.

Portillo, quien tenía 15 años en el momento de los asesinatos, fue originalmente acusado como menor de edad. Más tarde fue transferido a la condición de adulto para ser procesado.

Long Island es una de las áreas con mayor presencia de MS-13 en EE.UU., donde se le atribuyen docenas de asesinatos y desapariciones. El grupo está asociado con reclutar jóvenes, mayormente de origen latino.