De acuerdo a un comunicado, la empresa procesadora JBS USA, dedicada a la distribución y comercialización de productos cárnicos en los EE.UU., confirmó haber pagado $11M para liberarse de un “ataque cibernético” contra sus sistema operativo.

El ciberataque, ocurrido el pasado 30 de mayo, afectó a los servidores que soportan los sistemas IT de la empresa en Norteamérica y Australia. De acuerdo al director ejecutivo, Andre Nogueira, la empresa se percató luego de que sus expertos en la materia notaran que los servidores no funcionaban correctamente. Allí, descubrieron un mensaje con la exigencia de pagar un rescate para restaurar el acceso correcto al sistema.

El FBI atribuyó el ataque a REvil, una banda criminal que durante los últimos meses ha perpetrado demandas extorsivas mediante ‘ransomware’ a varias compañías, recoge la agencia AP.

“Esta fue una decisión muy difícil de tomar para nuestra empresa y para mí personalmente”, manifestó Nogueira. “Sin embargo, sentimos que esta decisión debía tomarse para prevenir cualquier riesgo potencial para nuestros clientes”, agregó.