MÉXICO.- Porque según datos, ya cumple la Ciudad de México con las condiciones para pasar a semáforo amarillo la próxima semana. Lo anterior lo informó este viernes Eduardo Clark, director de la Agencia Digital de Innovación Pública de la Ciudad de México, en conferencia de prensa.

Explicó el funcionario, “Por primera vez en toda la pandemia, desde la vigencia del semáforo pasamos en la Ciudad de México a semáforo amarillo, derivado de las mejorías continuas que hemos visto desde la segunda semana de enero hasta la fecha, ya cumplimos las condiciones para pasar a semáforo amarillo”.

Eduardo Clark informó que la hospitalización en la Ciudad de México ha bajado, pasaron de 1,681 personas ingresadas a 1,404, es decir, 277 personas hospitalizadas menos, lo que equivale a casi 15% en la última semana y según sus datos.

Entre los cambios que habrá en las actividades económicas y sociales destacan que a partir del lunes 10 de mayo los bancos podrán operar sin restricción de horario, los comercios, al 40%, salas de cine generales al 40% y VIP al 60%.

Regresan aficionados a los estadios para la liguilla en CDMX. A partir del 12 de mayo los eventos deportivos de entretenimiento al aire libre podrán tener 25% de aforo, informó José Merino, titular de la Agencia Digital de Innovación Pública, lo que incluye a la Liga Mx.

“Esto incluye partidos de futbol, ya de inicio a la Liguilla”, informó.

“Los asistentes deberán usar cubrebocas, la venta de boletos se llevará a cabo por medios electrónicos, deberán registrarse con el código QR, no habrá venta de alcohol y no podrán entrar “porras” ni al interior del estadio juntarse como grupos de animación, agregó.

En cuanto a eventos de entretenimiento y teatros en espacios cerrados, recintos con capacidad de hasta 1,500 personas podrán operar al 30% de aforo, mientras que los mayores de 1,500 personas podrán tener a máximo 500 asistentes.

Las fiestas infantiles podrán llevarse a cabo hasta las 22:00 horas con un máximo de 50 personas y mínimo 9 metros cuadrados por persona. Lo que se antoja, al menos en el proyecto, poco menos que imposible.

Foto. Pixabay

MR