La policía de Hong Kong disolvió mediante la fuerza la masiva concentración contra la polémica ley de extradición del gobierno Chino cuya segunda lectura, prevista para este día miércoles, fue pospuesta hasta nuevo aviso ante los cientos de miles de hongkoneses en las calles en protesta.

Muchos de los ciudadanos manifestantes, se vieron forzados a abandonar la dese del Consejo Legislativo después de que la policía local empleara bombas de gases lacrimógenas y pelotas contra los manifestantes.

La prevista ley de extradición permitiría a la Jefatura del Ejecutivo local y a los tribunales de la ciudad tramitar las solicitudes de jurisdicción sin acuerdos previos, ni supervisión legislativa.

Según constató Efe, los reclamantes se expresaron pacíficos en todo momento y se defendieron de las cargas policiales con cascos, botellas de agua y paraguas recordando las rebeldes protestas de 2014, que marcaron entonces la mayor expresión de disconformidad con las políticas chinas en este territorio.

 

Un gran número de reclamantes han usado armas muy peligrosas y un alto grado de violencia, y han arremetido repetidamente contra los agentes de policía dando pie a una situación completa de caos”, imprimió el portavoz del Ejecutivo en un comunicado

El Consejo legislativo comunico por su parte, también en un oficio, del aplazamiento de la reunión para debatir la segunda lectura del proyecto de ley de extradición, prevista para hoy, expreso además que se avisarían las nuevas fecha para el mismo.