El independiente Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) de Honduras entregó este lunes al Congreso un proyecto para derogar una ley que creó territorios autónomos, al considerarlos miniestados que vulneran la soberanía del país.

Según la ley que las creó en 2013, las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) constituyen áreas “fiscales y aduaneras extraterritoriales”, tienen “autonomía funcional y administrativa” y cuentan con “tribunales autónomos e independientes con competencia exclusiva”.

Los peticionarios esperan que “los padres de patria [128 diputados] respondan de manera positiva” al proyecto “porque unánimemente la ciudadanía, los diferentes sectores, están en contra de la ZEDE”, dijo la directora ejecutiva del CNA, Gabriela Castellanos.

El proyecto que pide la derogatoria tiene el apoyo de 15.000 firmas ciudadanas, cinco veces lo necesario por ley para que el parlamento debata la iniciativa.

“Hace pocas semanas presentamos un estudio (…) los pecados capitales de las ZEDE, y uno de esos pecados capitales es que la tierra se quiere dividir, se quieren crear estados dentro del propio Estado de Honduras”, denunció Castellanos.

Un grupo de ciudadanos se manifiesta en los exteriores del Congreso de la República, para entregar un proyecto respaldado por 15.000 firmas que pide derogar las Zonas de Empleo y Desarrollo (ZEDE), en Tegucigalpa, el 19 de julio de 2021 / AFP

En esos territorios, también llamados “ciudades modelo”, se van a crear leyes, nuevas instituciones para que “los narcotraficantes y los corruptos estén protegidos en este mismo territorio de Honduras” al instalarse en estas zonas autónomas para evadir las leyes que rigen al resto del país, añadió.

Pese a que la norma data de 2013, recién en los últimos meses se hizo pública la construcción de infraestructura en varias de estos territorios, localizados en las caribeñas Islas de la Bahía y otros sectores del país.

El gobierno presenta a las ZEDE como una fuente de generación de empleo y promoción de inversiones, en un país en el que más del 70% de la población vive en situación de pobreza. 

La creación de esos espacios autónomos ha sido rechazada por gremios empresariales, representantes de universidades, y distintas organizaciones profesionales y de la sociedad civil, que los consideran inconstitucionales.

De acuerdo con el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), la ley de las ZEDE “violenta el principio de legalidad” e impone “un nuevo Estado dentro del Estado de Honduras”.

© Agence France-Presse