Foto. pixabay

ESTADOS UNIDOS.- En la ciudad fronteriza de El Paso, Texas las autoridades, exhortaron a los habitantes a quedarse en casa durante dos semanas debido al aumento en los casos de la Covid-19 y decretaron un toque de queda diario desde las 10 de la noche hasta las 5 de la mañana. Los infractores podrían ser multados con 500 dólares.

El incremento de contagios también ha llevado al estado a dedicar parte del centro cívico de la ciudad como un centro de salud improvisado.

El principal funcionario electo del condado, Ricardo Samaniego, declaró que la zona está en tiempos de crisis. El Paso reportó una nueva cifra récord de casos diarios con mil 443, superando los mil 216 del sábado.

El domingo, el gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo que se instalarían 50 camas de hospital en el centro de convenciones de la ciudad y que se podrían agregar otras 50 si fuera necesario. El estado ya ha enviado a más de 900 miembros del personal médico a El Paso.

El aumento de casos en El Paso ocurre en momentos en que el presidente Donald Trump ha minimizado el efecto de la pandemia en el estado, afirmando en uno de los recientes debates electorales que “hubo un aumento de casos en Texas pero ya desapareció”.

“Las instalaciones adicionales y las unidades médicas auxiliares aliviarán la presión sobre los hospitales de El Paso en momentos en que estamos combatiendo el contagio de la Covid-19 en la región”, aseveró Abbott.

Hasta el domingo, Texas contabilizaba 862 mil 375 casos de coronavirus desde el inicio de la pandemia. Los 91 mil 885 casos activos representan la mayor cifra desde el 30 de agosto, y las 5 mil 206 hospitalizaciones son la mayor cifra desde el 22 de agosto.