De acuerdo a estimaciones de expertos, la ola de calor sin precedentes que golpeó el oeste de los EE.UU y Canadá a finales de junio, habría sido la causa de muerte de más de mil millones de animales marítimos.

Hace una semana, temperaturas récord de casi 49 °C, originaron cientos de incendios y al menos 500 muertes en varias regiones de estas naciones. La ‘cúpula de calor’ hizo que cientos de almejas se cocieran en una playa de Washington a causa de las altas temperaturas.

Christopher Harley, biólogo canadiense de la Universidad de Columba Británica, detectó un fenómeno similar en las playas de Vancouver, Canadá, donde miles de mejillones, almejas y estrellas del mar se estaban pudriendo en la playa.

Aunque animales marítimos como los mejillones pueden soportar temperaturas de hasta 30 °C por un corto período de tiempo, el calor extremo combinado con mareas bajas los expusieron a temperaturas extremadamente peligrosas, asegura Harley.

Al multiplicar el número de animales muertos encontrados en una zona pequeña por el tamaño del hábitat, Harley calculó que más de mil millones de animales habrían muerto por el calor. Según el científico, una muerte tan masiva de mejillones y de almejas, que filtran el agua, afectará irremisiblemente a su calidad.

Además, el biólogo estima que olas de calor extremo azotarán el mundo más a menudo, siendo cada vez más fuertes.