Perú. Recientemente desde la Organización de Estados Americanos (OEA) aseguraron que no hallaron evidencia de serias irregularidades en las elecciones presidenciales de Perú.

Sin embargo, se instó a que “los candidatos no se proclamen ganadores hasta que se hayan resuelto todos los desafíos”. Cabe destacar que Perú terminó de contar los votos de la segunda vuelta del domingo pasado. Pero un anuncio oficial puede demorar días.

Se precisó que el izquierdista Pedro Castillo mantuvo una ventaja de unos 60.000 votos sobre la conservadora Keiko Fujimori.

Ella denunció fraude. Asimismo, Fujimori, que no dio pruebas detalladas del presunto fraude; entonces quiere que se revisen cientos de miles de votos.

Por su parte, un novato político, Castillo se comprometió a reescribir la constitución. El maestro de escuela primaria era poco conocido antes de ganar la primera ronda de las elecciones.

Además, el hombre hizo campaña con la promesa de ayudar a los pobres mediante la introducción de impuestos más altos a las poderosas empresas mineras.

Te puede gustar: Investigan por corrupción al gobernador electo de San Luis Potosí

Sin embargo, se aseguró que se teme que sus planes puedan desestabilizar la economía del país. Mencionaron que, quien gane, tendrá una difícil tarea por delante para reunir a una nación polarizada de 32 millones.

De acuerdo, al organismo electoral Onpe, Castillo obtuvo el 50,2% de los votos contra el 49,8% de la Sra. Fujimori.

Entonces, los votos finales provinieron de las zonas rurales, donde Castillo es popular. Además, de las embajadas en el extranjero, la mayoría de las cuales fueron para su rival.

Igualmente, Fujimori solicitó a las autoridades electorales que revisen 300.000 votos y anulen otros 200.000. Es posible que pasen días antes de que se tome una decisión sobre sus solicitudes. Además, se tomen las posibles apelaciones y revisiones. Solo entonces el tribunal electoral podrá declarar oficialmente a un ganador.

Pedro Castillo. Imagen publicada en las redes sociales: @ElElectoral.