NUEVO LEÓN, MX.- Según los resultados de una nueva autopsia a los que tuvo acceso este viernes el diario El País, Debanhi Escobar, la joven de 18 años cuyo cuerpo sin vida fue encontrado el pasado 21 de abril dentro de una cisterna de un motel en las afueras de monterrey, la joven fue asesinada y sufrió violencia sexual.

Basándose en la primera necropsia, la Fiscalía de ese estado informó que la víctima había fallecido a causa de una contusión cerebral, sin dar más detalles, por lo que existía la hipótesis de que podría haberse caído sola al tanque de agua.

Días después, el padre de la joven, Mario Escobar, solicitó un segundo informe forense independiente. Este determina que “el cuerpo presenta huellas de una relación sexual vaginal, violenta y reciente“, argumentando que “esto se deduce por haber encontrado equimosis violáceas y hematomas” en la zona exterior de los genitales.

El nuevo examen forense detalla que la joven perdió la vida debido a una ‘hemorragia intracraneal que provocó un choque neurogénico y este, un paro respiratorio’, detallando que la lesión más grave fue un duro golpe en la región frontal derecha del cráneo.

Por otro lado, el forense asegura que Debanhi murió antes de que su cuerpo fuera introducido o arrojado a la cisterna, si bien no valora cómo pudo llegar a ese lugar, y detalla que no murió ahogada, puesto que no se encontró “líquido en el interior de la tráquea y de los bronquios”.