El delantero brasileño Richarlison, víctima del lanzamiento de un plátano el martes en el Parque de los Príncipes de París durante el amistoso Brasil – Túnez (5-1), cargó contra las palabras vacías de los responsables en la lucha contra el racismo e hizo un llamamiento para castigar este tipo de gestos.

«Mientras continúen su ‘bla-bla’ y no castiguen, esto seguirá siendo así, pasará todos los días y en todos lados. ¡No hay tiempo, hermano! ¡No al racismo!», escribió el miércoles el jugador del Tottenham en Twitter.

Después de que Richarlison anotase el segundo gol de Brasil en este preparatorio para el Mundial-2022 (20 noviembre – 18 diciembre), el atacante fue el objetivo de varios proyectiles desde las gradas, entre ellos un plátano, que aterrizó sobre el césped.

Molesto, Richarlison regresó a su posición después de haber celebrado el gol con sus compañeros.

La Federación Brasileña (CBF) condenó este incidente «lamentable» y Richarlison recibió el apoyo de sus compañeros, como el capitán Thiago Silva y de varios grandes equipos brasileños.

El seleccionador Tite también lamentó este acto: «El fútbol no justifica todo», lanzó elevando el tono de voz durante la rueda de prensa, haciendo un llamamiento para «educar mejor a los jóvenes» y a los «castigos».

La semana pasada, el equipo de Brasil se posicionó en defensa de otro de sus delanteros, Vinicius Junior, jugador del Real Madrid y víctima de cánticos racistas durante el derbi madrileño en el estadio del Atlético de Madrid. La justicia española abrió una investigación.

El partido amistoso entre Brasil y Túnez, disputado ante una mayoría de aficionados tunecinos en el estadio Parque de los Príncipes de París, estuvo marcado por otros incidentes, en especial los silbidos al himno brasileño antes del inicio del encuentro.

El partido tuvo que ser brevemente interrumpido durante la primera parte debido al uso de punteros láser contra los jugadores.

© Agence France-Presse