Liverpool, Inglaterra.- Vicki Bevan, de 37 años de edad, fue condenada a cadena perpetua por la Corte Real de Liverpool por realizar 36 ofensas sexuales contra una niña de menor de 10 años.

La niña fue abusada por la mujer para cometer su delito, tuvo la ayuda de dos hombres y distribuyó las imágenes en redes sociales.

A pesar de que le dieron cadena perpetua, la mujer tiene la opción de pasar 10 años tras las rejas para ser elegible a libertad supervisada.

Te puede interesar: El papa viajará a Canadá en julio para pedir disculpas por abusos en internados católicos

Asimismo sus cómplices Paul Rafferty, de 62 años y Tony Hutton, de 42, también recibieron condena por su participación en la violación.

Hutton deberá cumplir 4 años bajo prisión mientras que Rafferty fue condenado a diez años de cárcel tras admitir 10 ofensas sexuales.

En la Corte Real se probó que el trío de delincuentes intercambió imágenes en redes sociales sobre los distintos abusos sexuales. Según el informe, los ataques se reportaron entre 2019 y 2021. Rafferty y Hutton alegaron que Bevan era la instigadora.