HAITÍ.- Al menos ocho reclusos perdieron la vida de hambre esta semana en la prisión de Les Cayes, en Haití, luego de que se quedaran sin alimentos hace dos meses. Estas muertes se producen y se suman a otros decesos producidos en circunstancias similares a lo largo del país este año.

El hambre, la falta de agua y el elevado calor contribuyeron a la muerte de los reclusos que esta semana se han reportado, según sostuvo este jueves el comisario de gobierno de Le Cayes, Ronald Richemond.

Richemond instó al gobierno nacional a tomar medidas importantes para encontrar una solución a la grave crisis de alimentos, agua y medicamentos que padecen las prisiones de país.

El sistema penitenciario de Haití, con una ocupación de las celdas que supera el 280 % de su capacidad, enfrenta esta grave crisis. Además, el 83 % de los presos se encuentra en prisión preventiva y en ocasiones puede pasar una década hasta su primera vista ante un juez.

Se alega que los fondos gubernamentales son insuficientes, lo que ha agravado paulatinamente el problema hasta llegar a la situación actual. Según un informe de la Oficina Integrada de las Naciones Unidas en Haití, publicado la semana pasada, tan solo entre enero y abril se registraron 54 muertes relacionadas con la desnutrición en los centros penitenciarios del país.