Autoridades mexicanas abatieron la madrugada de este jueves a un líder criminal que se había fugado el domingo de una cárcel de la fronteriza Ciudad Juárez tras un ataque que dejó 19 muertos. 

Se trata de Ernesto Piñón, conocido como «El Neto», líder de una pandilla llamada Los Mexicles, que ha sido asociada al cártel de Sinaloa, y quien estaba entre los 25 reos que se fugaron el domingo de la prisión. 

La fiscalía de Chihuahua, donde está ubicada Ciudad Juárez, dijo que Piñón murió tras sostener un intercambio de disparos con las autoridades. 

«Disparó en contra de las fuerzas del orden resultando herido de gravedad y falleciendo posteriormente cuando era trasladado a las instalaciones de la fiscalía», detalló en un comunicado. 

Piñón estaba preso desde 2009, y en 2010 fue condenando a más de 200 años de cárcel por secuestro y homicidio, según datos de la fiscalía local.

El pasado 1 de enero un grupo armado abrió fuego contra los guardias de la prisión cuando familiares de los reos estaban formados para la visita de año nuevo. 

El ataque permitió la fuga de 25 reos y dejó 19 muertos, entre ellos 10 guardias, siete presos y dos atacantes. 

Ese mismo día, dos agentes de la fiscalía de Chihuahua y cinco presuntos delincuentes fallecieron en enfrentamientos registrados en dos puntos de Ciudad Juárez durante operativos para capturar a los reos evadidos. 

AFP
Soldados vigilan una cárcel de Ciudad Juárez el 2 de enero de 2021 un dia después de un incidentes que dejaron 19 muertos

Ciudad Juárez, fronteriza con la estadounidense El Paso, es estratégica en el tráfico de drogas y uno de los puntos donde estalló en 2006 la ola de violencia ligada al narcotráfico en México.

Con capacidad para 3.135 reos, pero ocupada actualmente por unos 3.900, la cárcel atacada ha sido escenario de varias riñas y motines, incluido uno que dejó 20 muertos en marzo de 2009.

Los centros de detención de México, principalmente los estatales, padecen problemas crónicos de hacinamiento y violencia, que se han agravado en los últimos años por las pugnas entre grupos criminales.

yug/gm

© Agence France-Presse