MÉXICO.- Durante meses, los migrantes ilegales han viajado hacia Estados Unidos con la esperanza de buscar una vida mejor. Normalmente, las personas pueden presentarse en el punto de entrada de los EU para solicitar asilo si están huyendo de una situación poco favorable.

Luego pasan por un proceso para que se escuche su caso para ver si es legítimo. Sin embargo, las leyes estadounidenses actuales hacen que sea casi imposible que los migrantes encuentren asilo, dejándolos atrapados entes de cruzar la frontera.

Campamento Esperanza es el nombre del campamento de migrantes en el punto de entrada de El Chaparral. Según Border Angels, una organización sin fines de lucro que aboga por los derechos humanos, más de 2,000 personas viven allí con aproximadamente ocho nuevas familias que llegan por día.

La mayoría de ellos huyen de situaciones poco favorables, aunque pagan miles de dólares por cada persona para poder llegar hasta la frontera, es decir que la crisis les permite gastar esas cantidades de dinero. También cabe la pena mencionar que visten ropas en muy buen estado, chamarras y tenis de buena calidad y teléfonos inteligentes de alta gama.

Cabe mencionar que en la frontera no viven situaciones de riesgo ni violencia bajo el gobierno de México, así que su mejor opción es pensar que quedarse y buscar trabajo, moverse en ese ambiente de paz para las familias de indocumentados. Sea lo que sea, ahora miles de personas están atrapados en el limbo esperando y rezando por que ocurra un milagro que la verdad, es prácticamente imposible.

MR