Chihuahua, México. – Autoridades mexicanas desalojaron a los migrantes venezolanos que se encuentraban instalados junto al Río Bravo, en Ciudad Juárez, estado de Chihuahua.

Elementos del grupo antimotines de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal avanzaron por todo el campamento para retirar a los migrantes, mismo que se negaron a ser desalojados, pero terminaron siendo retirados a la fuerza.

Debido a esto, se desató la violencia, migrantes desde la parte más alta comenzaron a lanzar piedras, dejando heridos en el lugar entre migrantes y policías. Habían niños, adolescentes y mujeres.

En el campamento se presentó personal de Bomberos, debido a que las últimas carpas fueron incendiadas, sin tener claro realmente como inicio el fuego.

Las autoridades dispusieron de varias camionetas para poder trasladar a todos los migrantes a refugios o albergues, ya que se estima de 600 a 800 personas en el lugar.

MY