Una de las caravanas migrantes que recorre México en busca de llegar a Estados Unidos alcanzó acuerdos con autoridades para que les otorguen más de 2.500 permisos de visitantes por razones humanitarias, con lo que el gobierno declaró disuelta la concentración.

Héctor Martínez Castuera, directivo del Instituto Nacional de Migración (INM), se presentó este martes en la localidad de Mapastepec, en Chiapas, para conversar con miembros de una caravana de más de 2.500 personas que salió el pasado jueves de la fronteriza Tapachula, en el mismo distrito.

“Los vamos a trasladar a 10 estados del país (…) les hemos ofertado además de la tarjeta que pondrán renovar, alojamiento en albergues y alternativas de empleo, entre otros”, dijo Martínez a la prensa.

Desde este martes, los migrantes empezaron a ser trasladados en una decena de autobuses con destino a 10 estados del centro, sur y oeste del país.

“Se disuelve la caravana migrante (…) determinaron esta tarde en el municipio de Mapastepec, suspender su marcha”, informó por la noche en un comunicado el INM y Gobernación (Interior) tras el acuerdo.

Otra caravana de unos 600 migrantes que partió hace un mes desde el estado de Chiapas se encontraba este martes en el de Veracruz. Esta concetración arrancó con más de 2.000 personas pero en el camino centenares han desistido o han aceptado el permiso humanitario.

Mientras, miles de migrantes varados en Tapachula bloquearon este martes una importante carretera en protesta porque el INM no ha cumplido una oferta similar de otorgarles permisos y llevarlos a otros estados.

El lunes, las autoridades instalaron en un estadio de la localidad las mesas para proceder al trámite de los permisos, pero se vieron superadas por los miles de migrantes que acudieron. Las autoridades suspendieron el proceso ante el tumulto generado.

“Ayer se canceló por el conflicto; los agentes de migración dejaron de atender por el desorden. El gobierno no nos tiene una respuesta contundente en qué nos van a ayudar y mientras eso no suceda seguirán los problemas”, dijo el migrante hondureño Darío Fernández, que viaja con su esposa y tres hijos. 

AFP
Migrantes que se dirigen en caravana a stados Unidos, caminan hacia Ciudad de México para solicitar asilo y estatus de refugiado en Mapastepec, estado de Chiapas, México, el 1º de noviembre de 2021

El flujo de migrates sin papeles, que huyen de la violencia y la pobreza, se multiplicó tras la llegada a la presidencia de Estados Unidos del demócrata de Joe Biden, quien prometió analizar sus casos.

Más de 190.000 migrantes han sido detectados por autoridades mexicanas entre enero y septiembre, tres veces más que en 2020. Unos 74.300 han sido deportados.

str/sem/dga

© Agence France-Presse