Foto Ilustrativa. Pixabay

ESTADOS UNIDOS.- Una nueva investigación sugiere que la moratoria de desalojo de los CDC ha ayudado a reducir la propagación de COVID en una cantidad considerable.

Una de las principales formas en que los gobiernos estatales y locales han tratado de frenar el crecimiento de los casos de coronavirus ha sido a través de órdenes de quedarse en casa, pero quedarse en casa puede ser casi imposible para las decenas de miles de estadounidenses que han sido desalojados durante la pandemia.

“Comenzamos a ver que los casos y las muertes aumentan a niveles significativos alrededor de 7 a 10 semanas después de que se levanta la moratoria de desalojo”, dijo Kathryn Leifheit, investigadora principal del estudio realizado en UCLA.

El estudio está pendiente de revisión por pares, pero sugiere que más de 10,000 muertes por COVID-19 y 430,000 casos de COVID-19 pueden atribuirse a desalojos que tuvieron lugar en 27 estados de todo el país antes de que el gobierno federal promulgara su moratoria de desalojos en septiembre.

“Teníamos la hipótesis de que los desalojos podrían llevar a las personas a mudarse a hogares con sus amigos o familiares o, en el peor de los casos, mudarse a refugios para personas sin hogar”, dijo Leifheit.

El estudio encontró que la mayor cantidad de casos ocurrió en los estados del sur, donde las moratorias de desalojo se levantaron antes. Eso incluye Alabama, Louisiana, Mississippi y Carolina del Sur, que vieron al menos 20,000 casos adicionales de COVID y 600 muertes que se cree que están relacionadas con los desalojos. Sin embargo, el mayor salto se produjo en Texas, donde hubo 148.000 casos adicionales de COVID y más de 4.400 muertes.

“En general, las personas que son desalojadas tienden a ser personas de bajos ingresos y de color”, dijo Leifheit. «Como sabemos, esas son las personas que realmente están soportando la peor parte de la pandemia de COVID».

Si el reciente proyecto de ley de estímulo de $ 900 mil millones aprobado por el Congreso no lo extiende, la moratoria de desalojo de los CDC vencerá el 1 de enero.

Con la tendencia actual de los números y el clima, Leifheit teme una confluencia de eventos que podrían conducir a un crecimiento masivo de casos.

«Las tasas de transmisión se están disparando en este momento», dijo. «Quitar la vivienda, que puede ser una protección fundamental que la gente tiene contra COVID en este momento, podría ser catastrófico».

MR