Buenos Aires – ARG. La historia, que parece sacada de una película de terror, se vivió en un hospital de Buenos Aires donde una mamá adolescente llevó a su hijo, muerto, según ella, de nacimiento, sin embargo, al ser examinado, descubrieron que había sido asesinado.

La joven de 16 años, con el bebe en brazos, le aseguro a los galenos que hijo había nacido muerto, pero la realidad es que al momento de la necropsia descubrieron que el menor había sufrido heridas con un objeto corto punzante, aparentemente unas tijeras, en el cuello lo que causaron su muerte.

Al enterarse del caso, la fiscalía solicito la prisión preventiva de la menor, que en ese preciso momento confesó el crimen. Aseguró que tuvo que dar luz en el baño de su casa y que en un momento de desesperación causo las heridas a su hijo, que termino falleciendo.

Por el momento se desconocen los motivos del crimen, sin embargo, las autoridades anunciaron una investigación exhaustiva para determinar si él bebe fue producto de algún abuso, mientras la madre adolescente fue trasladada a un centro de reclusión para menores.