Un grupo de congresistas demócratas propuso el jueves ampliar la Corte Suprema de Estados Unidos de nueve a 13 jueces, lo que despertó el rechazo de republicanos que acusaron a sus rivales de buscar una estrategia para promulgar la agenda del presidente Joe Biden.

Esta iniciativa de ley parece ser un esfuerzo del ala progresista del Partido Demócrata para presionar a Biden en este polémico tema, menos de una semana después de que el presidente anunciara que estaba formando una comisión para estudiar la reforma del máximo tribunal, incluyendo la cuestión de añadir jueces.

La Corte Suprema -cuyos jueces son nombrados de por vida- es el árbitro final en asuntos jurídicos fundamentales de Estados Unidos, que pueden incluir los derechos de las minorías y del colectivo LGBTQ, el racismo, la pena de muerte y las controversias electorales.

Varios demócratas liberales han dicho que la ampliación del tribunal es necesaria después de que el expresidente Donald Trump le diera una mayoría conservadora de 6-3 miembros. 

El exmandatario republicano hizo tres nombramientos, uno de los cuales sólo ocho días antes de las elecciones presidenciales de 2020 y después de que millones de estadounidenses hubieran votado, dando preferencia al demócrata Biden. 

Ese último nombramiento ocurrió tras la muerte en septiembre de 2020 de la jueza Ruth Bader Ginsburg, un icono liberal.

AFP
El senador estadounidense Ed Markey es uno de los pocos demócratas que han presentado una iniciativa en el Congreso para ampliar el número de jueces en la Corte Suprema

“Estamos aquí hoy porque la Corte Suprema de Estados Unidos está rota, desbalanceada y necesita ser arreglada”, dijo el senador Ed Markey a periodistas, añadiendo que a los estadounidenses les preocupa que el tribunal “ya no sea un árbitro neutral” de las cuestiones constitucionales de la nación.

El proyecto de ley, que permitiría a Biden hacer los nombramientos de los cuatro nuevos puestos, parece condenado al fracaso, al menos por ahora. 

Cuando se le preguntó si lo apoyaba, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, dijo que “no”, y añadió que no tenía planes de someterlo a votación.

Aunque vacilante, Biden accedió a considerar la reforma, y la semana pasada ordenó la creación de una comisión bipartidista de académicos, exfuncionarios y jueces federales retirados para estudiar la cuestión.

– “Se trata de poder y control” –

“La mayoría derechista de la Corte Suprema ha deshecho los mayores logros del movimiento por los derechos civiles para dar lugar a un gobierno que no se parece, ni entiende, ni siquiera pretende representar al pueblo estadounidense”, dijo el congresista Mondaire Jones, uno de los impulsores del proyecto de ley.

Pero la iniciativa ha levantado rechazo en todo el espectro político de Washington, donde la ampliación de la corte -incluso con el estudio de una comisión- sería difícil en un Congreso tan profundamente dividido. 

AFP
Donald Trump nombró a tres jueces conservadores para la Corte Suprema de Estados Unidos cuando era presidente: Amy Coney Barrett (izquierda) Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh (derecha)

“Se trata de poder y control. Los demócratas quieren desmantelar nuestras instituciones, incluidas las cortes, para promulgar su agenda socialista”, dijo en Twitter el principal republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy.

El Congreso reformó la Corte Suprema varias veces en el siglo XIX, incluso en 1863, cuando los republicanos la ampliaron a 10 puestos. Unos años después se redujo a siete, pero en 1869 se volvió a ampliar a nueve.

mlm/ft/yo/lda

© Agence France-Presse