PRESTONSBURG, KY

Un hombre de Kentucky que acudió al médico con un ojo irritado recibió la desagradable noticia de que contenía una garrapata.

Un optometrista utilizó pinzas para quitar la desagradable garrapata del ojo de Chris Prater.

Prater trabaja para una compañía eléctrica y había dejado su equipo en el lugar de trabajo donde su equipo había retirado un árbol de las líneas eléctricas cuando su ojo comenzó a molestarlo.

Notó un pequeño punto en su ojo y trató de enjuagarlo varias veces sin éxito. Finalmente, fue al médico y admite que se “asustó un poco” ante el diagnóstico.

Después de adormecer el ojo de Prater, el médico le quitó la garrapata. Prater fue enviado a casa con antibióticos y gotas de esteroides.

Prater dice que usa repelente de insectos antes de comenzar cada día de trabajo, pero a los ojos no son posibles de aplicar por ser un quìmico.