Foto Ilustrativa. Gob de Méx

ESTADOS UNIDOS.- La vida en una ciudad fronteriza es única. Siempre hay actividad y los lugareños de un país visitan el otro habitualmente.

El Paso, así como otras ciudades fronterizas como Brownsville, Texas y San Isidro, California, se están preparando para un flujo constante de migrantes en las próximas semanas.

Los migrantes cruzarán el puente Paso del Norte de Juárez a El Paso debido a un cambio que hizo el presidente Joe Biden a principios de este mes.

Bajo el expresidente Donald Trump, los solicitantes de asilo tuvieron que esperar en México hasta su audiencia de inmigración. Ahora pueden esperar en Estados Unidos.

Se espera que el proceso sea muy seguro, muy ordenado, seguro para COVID.

Se estima que unos 26.000 migrantes ahora son elegibles para regresar a los Estados Unidos.

En El Paso, los funcionarios de inmigración están limitando el número a 25-30 por día. Ese número aumentará a unos 300 por día pronto.

“Para aquellos que huyen de la persecución y el peligro, tienen el derecho bajo la ley federal de buscar asilo en nuestra frontera”, dijo Dylan Corbett del Hope Border Institute.

La medida no les sienta bien a algunos lugareños.

Si bien puede parecer que Biden está tomando medidas importantes en materia de inmigración, algunos defensores se están impacientando.

Un proyecto de ley de reforma migratoria que proporcionaría un camino hacia la ciudadanía avanza lentamente en el Congreso, sin mencionar que la administración Biden todavía está utilizando algunas políticas de la era de Trump.

Entre las políticas de la era Trump que aún están vigentes se encuentra el Título 42, que se está utilizando para expulsar a los migrantes recién encontrados de los Estados Unidos.

MR