Aprueba resolución que insta al gobierno de Ortega a cumplir antes del 18 de junio la «liberación incondicional» de los detenidos por las protestas.

La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó una resolución para exigir al presidente nicaragüense, Daniel Ortega, la “liberación incondicional” antes del 18 de junio de todos los manifestantes presos, en cumplimiento con lo pactado en el diálogo con la oposición.

La iniciativa se aprobó con el voto a favor de 20 de los 34 países que son miembros activos de la OEA (Cuba pertenece al organismo pero no participa desde 1962); mientras que tres se opusieron, entre ellos Nicaragua, 10 se abstuvieron y la misión de Trinidad y Tobago no estuvo presente.

La resolución busca presionar a Ortega para que cumpla con el plazo que acordó con la oposición para liberar antes del 18 de junio a todos los manifestantes detenidos tras la crisis que estalló en abril de 2018 y que ha dejado cientos de fallecidos.

En respuesta, el viceministro de Exteriores de Nicaragua, Valdrack Jaentschke, aseguró que su Gobierno ha hecho “amplias y claras demostraciones” de su “compromiso” con el diálogo y afirmó que los activistas que siguen presos “serán liberados el 18 de junio a más tardar”.

Recordó que Ortega excarceló a 100 manifestantes y ordenó que pasen a arresto domiciliario u otras medidas.

Respaldan paro en contra de Daniel Ortega
Un amplio grupo de gremios empresariales de Nicaragua anunciaron su respaldo a un paro nacional convocado por la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, así como su retiro de la mesa de negociaciones con el Gobierno, para exigir al presidente Daniel Ortega la libertad de los “presos políticos”.

Gremios de empresarios industriales, financieros, turísticos, comerciales, agropecuarios, exportadores, centros de desarrollo y pensamiento, entre otros, informaron que están dispuestos a suspender labores con el objetivo de presionar al Gobierno para que cumpla los compromisos adquiridos en la mesa de negociaciones con la Alianza Cívica.

Los compromisos se resumen en la liberación de los “presos políticos” y el retorno de la democracia.