Foto Ilustrativa. Pixabay

ESTADOS UNIDOS.- Con millones de estadounidenses que se hacen la prueba de COVID-19 todos los días, algunos están luchando con largas esperas para obtener resultados.

Pero ahora, los investigadores dicen que hay una forma mucho más fácil y rápida de detectar el virus y está justo delante de tus narices.

“Lo rascas, lo hueles y luego tienes la opción de elegir entre estas ventanas diferentes y eliges cuál”, dijo Derek Toomre, Ph.D., profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.

Toomre es parte de U-Smell-It, un equipo que creó una aplicación para rascar y oler para ayudar a determinar si alguien tiene COVID-19 a través del sentido del olfato.

«Va a ver qué tan bueno es tu sentido del olfato y si lo haces realmente bien, pasarás», dijo Toomre. «Y si no lo hace, dirá, ‘oye, tienes algo'».

A pesar de ser menos preciso que una prueba de diagnóstico COVID-19, este producto es mucho más rápido y menos costoso. Con resultados disponibles en menos de un minuto y tarjetas que cuestan 50 centavos cada una, los científicos dicen que esta aplicación olfativa podría superar las pruebas tradicionales a una fracción del precio.

«Todos estamos familiarizados con la idea de realizar pruebas de fiebre a las personas como una forma de encontrar personas que tienen COVID», dijo Roy Parker, Ph.D. profesor de bioquímica en la Universidad de Colorado, Boulder. «Pero eso no ha funcionado muy bien».

Parker dice que solo alrededor del 20% de las personas con COVID-19 tienen fiebre, en comparación con el 80% de las personas con COVID-19 que informan una pérdida del olfato, una prueba de olor es un indicador mucho mejor de la infección por COVID-19 que un control de temperatura.

«Haría una gran diferencia porque identificaría a las personas que tienen COVID, pero tienen síntomas tan leves que no lo saben y andan por ahí infectando potencialmente a otras personas y su familia», dijo Park.

Si bien está disponible comercialmente, U-Smell-It ahora está buscando la aprobación de emergencia de la FDA con el objetivo de que sus tarjetas de rascar y olfatear lleguen a las manos y las narices de las personas lo más rápido posible.

«Puedo ver a la gente diciendo, ‘oye, esto no es serio’, y está bien, no te lo tomes en serio», dijo Toomre. “Intentemos hacerlo y veamos si funciona. Y si no puedes oler esa prueba y te dice, ‘oye, hay algo bien’, ya sabes, debes aislar y verificar «.

MR