La estudiante de primaria de mayor edad del mundo, la keniana Priscilla Sitieni, que a los 94 años decidió volver a las aulas, falleció a los 99 años, anunció un medio de comunicación local.

Su nieto, Sammy Chepsiror, dijo el jueves al diario The Standard que Gogo Priscilla, su apodo, murió en su casa el miércoles, tras haber desarrollado una complicación torácica.

«Gozaba de buena salud y siguió sus clases hasta tres días antes de su muerte, hasta que tuvo un dolor en el pecho que le obligó a abandonar la escuela», declaró el jueves al diario.

«Estábamos muy orgullosos de ella», agregó su nieto.

Priscilla Sitieni tenía 94 años cuando logró convencer al director de la escuela de su pueblo en el valle del Rift de que la aceptara en su establecimiento, según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), que la calificó de «modelo».

En una entrevista con la institución, Priscilla Sitieni explicó que su objetivo era alentar a las madres jóvenes de Kenia a volver a la escuela.

«Quería ser un ejemplo no solo (para las kenianas) sino también para las mujeres de todo el mundo», señaló. 

AFP
Unos alumnos acuden a clase en una escuela de educación primaria en el barrio pobre de Kibera, en Nairobi, el 10 de mayo de 2021

© Agence France-Presse