Foto. pixabay f

Internacional.- No, el cambio climático no es un mito, es una realidad, y el mundo mismo se encarga de demostrárnoslo. Ahora, la capa de hielo más grande de la Tierra, en la Antártida Oriental, responderá a un previsible clima más cálido con mayor inestabilidad de lo que se pensaba.

Basado en datos geoquímicos obtenidos de sedimentos de aguas profundas, un estudio de las universidades de Heidelberg y Southampton arroja nueva luz sobre los factores que determinan la estabilidad de la capa de hielo de la Antártida Oriental. Publica resultados en Proceedings of the National Academy of Sciences.

“El futuro derretimiento de las capas de hielo polar y el aumento asociado del nivel del mar global como consecuencia del cambio climático tendrán un impacto sustancial en las áreas costeras de baja elevación”, enfatizó en un comunicado el doctor Kim Jakob de la Universidad de Heidelberg.

Para comprender mejor el comportamiento de la capa de hielo de la Antártida oriental en un mundo más cálido que el de hoy, los científicos realizaron análisis geoquímicos de sedimentos de aguas profundas del Océano Atlántico obtenidos a través del Programa internacional de perforación oceánica integrada.

El estudio se centra en el intervalo de tiempo desde hace unos 2,8 a 2,4 millones de años, un período en el que los niveles de CO2 atmosférico eran similares a los actuales.

Los resultados muestran un aumento en la estabilidad de la capa de hielo de la Antártida oriental desde hace unos 2.5 millones de años. Esta estabilidad ha perdurado hasta el día de hoy, con solo interrupciones breves durante fases excepcionalmente cálidas.

Los factores que generalmente se acepta que han controlado el crecimiento y la descomposición de las capas de hielo polar durante la historia de la Tierra son la radiación solar y el contenido de CO2 de la atmósfera.