HONDURAS.- Las autoridades Hondureñas impusieron una condena de 22 años y 6 meses de reclusión para el exmilitar Roberto David Castillo Mejía luego de ser declarado culpable del delito de homicidio de la activista Berta Isabel Cáceres.

El tribunal también dictó ‘penas de inhabilitación absoluta y suspensión de la ciudadanía’.

En su sentencia, la corte señala que las pruebas presentadas durante el juicio fueron “suficientes para quebrantar el estado de inocencia” del exmilitar, por lo que se concluyó que el encausado “participó de manera directa como coautor” de un “plan para eliminar cualquier obstáculo que interfiriera con las operaciones” de la compañía Desarrollos Energéticos S.A. (DESA).

Según los informes de la fiscalía Berta Cáceres fue asesinada el 2 de marzo del año 2016 mientras se encontraba en su dormitorio ubicado en la residencia El Líbano en la ciudad de La Esperanza, departamento de Intibucá, en el occidente de Honduras.

La activista, con el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), organización de la cual Cáceres fue cofundadora, enfrentó durante años a DESA y su proyecto hidroeléctrico Agua Zarca, que impactaba al río Gualcarque, indispensable para la sobrevivencia del pueblo indígena lenca.